¿Qué esperar para 2021 con este incompetente gobierno de la Transformación de 4ª? Nada bueno.

Y no especulo, tampoco  pronostico, sino soy realista, sólo presiento que si en dos años nos ha llevado al “jodidismo”  en éste, que es electoral, se ocupará más en dar, dar, dar, dádivas, promesas, ocurrencias para “cachar votos” como lo hizo en 2018, teniendo como su prioridad no perder la mayoría legislativa en San Lázaro (Morena, PES, PT) y seguir aprobando al esquizofrénico de Andrés Manuel sus dislates, ocurrencias, frustraciones que envía como iniciativas de ley, reformas constitucionales, etc.

Para la perversa mente de López Obrador y “floreros” que lo acompañan, en el gabinete y en el legislativo, su plan -a plazos- para eternizarse (como dictador) en el poder -según ellos- se va dando: Primero, tratar de convencer al colectivo popular que todo lo pasado (sexenio del PRI y PAN) son los males que aquejan al país. Su tormento mental (Calderón y Peña) el basamento de su incompetencia, incapacidad; argumentación de que en 2 años 1 mes de su T4a, fracasa porque el panista y el priista le heredaron un México destrozado, inseguro, paupérrimo, endeudado, inculto

¿Con qué fin?, sencillo, para justificar su fallido gobierno (2019/2020) pues el neoliberalismo (del que no se desprende en los 762 días que lleva el pejesismo), no lo deja operar. De ahí en cada discurso, speech, arenga recurra a la trillada y desgastada frase “los neoliberales, la mafia del poder” como quien lo tiene atado de manos para gobernar.

Con este primer inciso de su proyecto totalitarista, Andrés Manuel, se ha victimizado… pero, los resultados de su gobierno, absolutamente negativos, han abandonado esa cualidad  (incompetente) al grado de que de los más de 30 millones de votos que obtuvo para llegar a Palacio Nacional (2018), 12 millones están desilusionados por sus mentiras, fracasos, necedades, inconsistencias (aeropuerto de Santa Lucía, refinería Dos Bocas, Tren Maya, y su incapacidad, fetichismo, desinterés por atender la Pandemia de COVID 19)

El señor López ha pasado de víctima, a responsable del caos, quebranto (recesión) y otros males que la T4a ha provocado al país.

Segundo inciso de su perverso plan. Él, quien tanto criticó a su ex partido (PRI) al que compuso su himno, de ser paternalista, de dar siempre todo al pueblo para tenerlo feliz, en sus “alforjas”, revive lo que lleva en sus venas (sangre tricolor), desde su llegada a la coordinación del país (no sabe gobernarlo) empezó a repartir dinero (dádivas) a ninis, botts, chairos, pejezombies, amlovers, “becas”, etc. a través de sus programas sociales, que no son más que compra de conciencias, pago de acarreos, “lealtades a ciegas”, votos seguros y más, con miras a no dejarse arrebatar la mayoría en la Cámara de Diputados.

Dinero digno, transparente, honrado (producto de nuestros impuestos), López Obrador los prostituye, dilapida entregándolo inmisericordemente a sus “fieles”, su “rebaño”, desperdiciándolo como basura, en vez de destinarlo a temas prioritarios de la agenda nacional: salud, educación, seguridad, empleo, pobreza, amenaza de desastres naturales como inundaciones (Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, 2020), sismos (Oaxaca. CDMX, Morelos), pandemias, como la más letal, fatal, catastrófica, Coronavirus 2020). Por falta de planeación, interés, “valemadrismo”, desapareció Fondos y Fideicomisos que en el pasado (PRI, PAN) representaban recursos económicos para enfrentar las emergencias. Hoy, con la T4a, no más.

Prefiere malgastar, desperdiciar esos ingresos presupuestales en dádivas a sus incondicionales para asegurar su malsana intención de “prolongar su sexenio”.

Este inciso lo lleva al tercero. Una vez dominados Congreso de la Unión, Secretarías de Hacienda, de la Función Pública, Banco de México, TEPJF, Fiscalía General de la República, Fepade, etc. esperó pacientemente (plan preconcebido) dos años (2021) para dar el zarpazo definitivo: utilizar todo el aparato del Estado, Transformación de 4ª/Morena, para controlar  el proceso electoral intermedio (renovación de las Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, sus congresos locales), para conservar (él lo cree) la sumisión de la Constitución de la República a sus fines tiránicos.

El Peje, utilizará todo el primer semestre de 2021 ocupado y operando las pre, campañas y jornada electoral, con el respaldo de sus gabinetes (legal y ampliado), organismos descentralizados, instituciones electorales afines (Fepade, TEPJF, Institutos estatales, FGR), medios de comunicación indecentes, radio, televisión, prensa escrita, revistas, redes sociales, operadas desde Comunicación Social de Palacio Nacional -Jesús Ramírez Cuevas-

Televisoras y radiodifusoras “oficialoides” Canal 11, Canal 22, Canal del Congreso, TV Azteca, IMER, Capital 21 (televisora del GCDMX), Canal del Congreso de la Ciudad de México -que controla Claudia Sheinbaum-, etc. con cápsulas, spots, entrevistas, reportajes, publirreportajes, propaganda, publicidad, promocionales, “logros” del gobierno de la T4a, y más, con la intención subliminal de influir en las audiencias de que con López Obrador México es diferente y necesita mantenerse en el poder.

4º inciso del Plan López/T4a. Pese a los fatales resultados del COVID 19 de muertos, contagios y sospechosos (los reales. No los oficiales), el tabasqueño le jugó a la traición, al desinterés, al “no pasa nada”, “es solo un catarrito”. A la indecencia e inmoralidad de su pelele vocero de la pandemia, Hugo López Gatell, quien en pleno ascenso del virus (marzo 2020), calificó a su titiritero como hombre con “fuerza moral y no de contagio”, horas después de que “su hombre” exhibiera en una mañanera sus fetiches, estampitas, trébol de 4 hojas. Sudetente enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo, mostrando a medios de comunicación sus amuletos contra la pandemia. Al retirarse saludo de mano y beso a las damas que lo acompañaron.

Pues bien, dentro de su proyecto, López maneja el tema de la pandemia con fines electoreros. Para ello utiliza a su “florero” e inútil Canciller (jajajajaja, ¡canciller!) Marcelo Ebrard, para negociar la compra de vacunas anticovid. Por más de 5 meses alargaron el tema y justo cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) dio el banderazo de inicio al proceso electoral 2021, “por arte de magia”, la dupla López/Ebrard, anuncian la concreción y llegada a México de las “vacunas/votos” para su inmediata aplicación.

En esas semanas se llevaban a cabo los movimientos de partidos políticos para la elección y selección de candidatos a diputados federales, locales, gobernadores en 15 entidades, a congresos estatales… ¿coincidencia o perversidad? En política no hay casualidades; en política, lo que parece es, decía el Maestro Don Jesús Reyes Heroles.

A, Andrés Manuel López Obrador, no le interesa y menos importa los mexicanos. Así lo ha demostrado a lo largo de 762 días y más pues de lo contrario ya hubiese reactivado la economía (sigue recesión galopante), controlado la inseguridad, estimular el empleo, minimizar la pobreza y pobreza extrema.  Atender con atingencia, eficiencia y capacidad la salud; detonar las exportaciones y estimular las importaciones. ¡No sabe, no puede o no quiere reaccionar!

Su pasividad, inactividad e incapacidad tiene enfermo a México… pero eso no le importa.

Lo suyo, lo suyo es el dinero y el poder (enfermizo). Por ello su plan inquisitorio es someter a más de 130 millones de mexicanos a sus negras intenciones, por eso digo, ¿Qué nos espera en 2021 con este gobierno de la T4a?… Nada bueno.

Seguirá enfrentándose a sus fantasmas del pasado: Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña, sus “enemigos imaginarios”, los neoliberales, que según él, no lo dejan gobernar, pese a estar por dos años en Palacio Nacional. Seguirá buscando culpables.

Su “fuerza moral”, según el Gato Gatell, no le alcanza para administrar al noble, leal, inteligente, solidario pueblo mexicano, que pese a soportar y enfrentar los desafíos del día a día, millones siguen creyendo en las mentiras de Andrés Manuel, pese a sufrir el caos y la crisis que nos azota.

Pero, dice el refrán, “el valiente vive, hasta que el cobarde quiere” El 6 de junio de 2021 será la fecha clave para “cobrar la factura” que nos debe el ineficiente, perverso, vil, soberbio e incapaz gobierno de la Transformación de 4ª, que regentea Andrés Manuel López Obrador

Nos vemos en las urnas, López

 

*Miembro de los Grupos Editoriales Digitales www.radioexpresionmexico.com (REM) y de www.latitudmegalopolis.com (LM)