¡Maruchan aprobó examen de la PROFECO!

Maruchan aprobó examen

Maruchan aprobó el examen que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) realizó exámenes a 33 sopas instantáneas de diferentes presentaciones, donde al menos 12 no lo pasaron; sin embargo Maruchan sí.

El examen se llevó a cabo a las sopas en vaso o tazón, así como esas mismas pero con ingredientes adicionales, las sopas de fideos instantáneas y las tipo ramen o fideos orientales en las cuales verificó la información en la etiqueta, los sellos de advertencia, el contenido de proteína, grasa, carbohidratos, energético y sodio. Tras el análisis, 12 no aprobaron, a continuación te detallaremos los resultados:

La Profeco alertó a los consumidores sobre la sopa Maruchan, ya que al prepararla en horno de microondas puede llevar un riesgo para la salud debido a que su vaso está hecho de unicel, lo que libera dioxinas que se combinan con los alimentos de calentarse a de esta forma.

En el análisis realizado, además se detectó que se indica que contiene vegetales, pero son 4g por cada 100 g; tiene 11.52 g de carbohidratos, 1.71 g de proteína, 3.50 g de grasa y 84 kilocalorías de contenido energético por cada 100 g.

También puedes leer: ¿En verdad es malo comerte una maruchan?

En el estudio, Maruchan Bowl resultó con 5 gramos de vegetales por cada 100 gramos.

Mientras que si pensabas que al consumir la presentación de Maruchan Ramen estabas consumiendo vegetales, ya que en la etiqueta se indica que los contiene, la cantidad es mínima, ya que en realidad tiene lo equivalente a 0.0085 gramos en un envase.

Y si creías que tenía pedazos de pollo deshidratado, ya que se indica que tiene sabor a este alimento, en realidad sólo hace uso de saborizantes.

Por su parte, Cup Noodles presentó el mismo problema que Maruchan ya que su n vaso tiene el mismo riesgo debido a que está hecho de unicel, lo cual representa un riesgo si en vez de hervir el agua se calienta la sopa en el horno.

Además, la Profeco señaló que aunque se indica que contiene vegetales son 2.55 gramos por cada 100.

Knorr, también salió reprobada, determinó que Knorr salió reprobada en el estudio con su producto Pasta lista en vaso, en específico Fusilli con salsa sabor a queso, ya que de todas las sopas analizadas de dicho grupo es la que menos proteína contiene por 100 gramos de producto preparado.

Además, salió mal en el análisis porque no cumple con la norma de etiquetado al no expresar el contenido energético por 100 gramos de producto, ya que lo hace por porción y tampoco identifica en la etiqueta como azúcares añadidos el ingrediente jarabe de glucosa.

De las sopas en tazón o en vaso son cinco las que no pasaron el estudio de la Profeco y tienen la leyenda “No cumple”, dos son de Corea y se trata de Udon, la cual salió mal por no cumplir con la norma de etiquetado al no declarar la información nutrimental sobre el producto preparado y además es la que más sellos de advertencia presenta.

Mientras que J-Basket tampoco cumple con el etiquetado porque al igual que la otra no declara la información nutrimental, además de que no tiene las instrucciones en español.

Otra reprobada es la instantánea Nongshim, proveniente de Estados Unidos, pues es la que más sodio contiene por 100 gramos de producto preparado y no declara la información nutrimental.

Respecto a las sopas tipo ramen o fideos orientales seis no salieron bien en el análisis y la mayoría son de Estados Unidos, con cuatro. Estas sopas son:

Chikara Udon – No cumplen con la norma de etiquetado porque sus instrucciones no están en español.

Myojo – No cumple con la norma de etiquetado porque no declara la información nutrimental sobre el producto preparado.

Sapporo – Es el que más sodio contiene por 100 gramos de productor preparado y no cumple con la norma de etiquetado porque no declara la información nutrimental sobre el producto preparado.

Los ingredientes varían dependiendo de la marca, pero generalmente usan harinas, adicionan potenciadores de sabor, aceites vegetales y/o grasas animales, derivados de soya, extracto de levadura, azúcares (tales como azúcar, glucosa, fructosa o lactosa), sal, antioxidantes sintéticos (como TBHQ), conservadores y colorantes, y algunas llegan a tener más de 30 ingredientes.

Comer regularmente este tipo de productos puede llevar a padecer enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, obesidad e hipertensión a causa de una mala alimentación.