El cambio en el delicado equilibro del ecosistema no cesa. Las últimas mediciones de los niveles de dióxido de carbono (CO2) atmosférico muestran que las concentraciones se han disparado a niveles récord nunca antes vistos. Los detalles se publicaron en un reporte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

El mes de mayo tuvo los niveles más altos de CO2 en lo que va de 2021, con una concentración promedio de 419,13 partes por millón (ppm), señaló la NOAA. “Estamos agregando aproximadamente 40 mil millones de toneladas métricas de contaminación de CO2 a la atmósfera por año”, advirtió el científico climático senior Pieter Tans.

El nuevo pico, dicen los científicos, es el promedio mensual más alto desde el comienzo de las mediciones atmosféricas precisas hace más de 60 años. Sin embargo, para entender la magnitud debemos conocer que las concentraciones de la sustancia química atrapadas por el calor no se ven desde el Plioceno, hace unos 4,1 a 4,5 millones de años.

Esto se sabe porque las concentraciones atmosféricas pasadas de CO2 se han reconstruido utilizando métodos indirectos complejos. Por ejemplo, el análisis de las composiciones de isótopos de carbono situadas en los sedimentos marinos de varios puntos oceánicos de todo el mundo.

Los altos niveles de CO2 atmosférico acumulado durante el Plioceno tardío significaron que el mundo era un lugar muy diferente, alrededor de 2 a 3 grados Celsius más cálido en comparación con la línea de base del período preindustrial.

De hecho, las regiones polares de la Tierra eran tan cálidas que estaban cubiertas de bosques, y el hielo, que más tarde se formaría en la Antártida y el Ártico, seguía siendo agua líquida. Esto hizo que los océanos estuvieran a un nivel del mar 20 metros más alto del actual.

Gráfico CO2 atmosférico
El gráfico muestra la trayectoria ascendente del dióxido de carbono en la atmósfera medida en el Observatorio de referencia atmosférica de Mauna Loa por la NOAA y el Instituto Scripps de Oceanografía. La fluctuación anual se conoce como la curva de Keeling. / NOAA

Los investigadores temen que estemos a solo cientos de años de regresar a esas condiciones. Incluso antes de llegar allí, el aumento proyectado del nivel del mar solo para fines de este siglo amenazaría con desplazar a cientos de millones de personas, y para los que encuentren seguridad en tierra firme, el calor mortal será insoportable.

Lo más preocupante es que la NOAA no es la única en captar tales cifras (419.13 ppm). Mediciones separadas realizadas por la Institución de Oceanografía Scripps confirman en gran medida los propios números: 418,92 ppm para mayo (frente a 417 ppm un año antes).

De hecho, en al menos un par de días del presente año, los científicos de Scripps observaron niveles diarios que excedían las 420 ppm, cifras potencialmente catastróficas. Los nuevos datos son simplemente la última evidencia de una trayectoria inalterada de los niveles de CO2, una historia perpetua hacia el futuro.

“La solución está ante nuestros ojos”, afirma Tans. “La energía solar y la eólica ya son más baratas que los combustibles fósiles y funcionan a las escalas requeridas. Si tomamos medidas reales pronto, aún seríamos capaces de evitar un cambio climático catastrófico”.