Juan Carlos Loera de la Rosa, fue elegido diputado federal por Chihuahua, además de que fungió como Delegado de Programas para el Desarrollo, mejor conocidos como “superdelegados”.

El ingeniero electrómecanico es uno de los 18 superdelegados que han sido denunciados por presuntos actos de nepotismo y mal uso de los programas sociales delitos que son investigados por la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Un obsuro umbral lo persigue

Además, la SFP lo investiga por presunto nepotismo, debido a que una sobrina suya, Myrna Brighite Granados de la Rosa, habría sido contratada en la delegación que él encabezó.

Este señalamiento de nepotismo alcanza hasta a la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, pues la sobrina del ahora exdelegado trabajó en 2019 como su secretaria particular con un sueldo de 45 mil pesos mensuales, aun teniendo la licenciatura trunca.

Y la suma sigue a parientes de De la Rosa que fungen diferentes puestos en organismos gubernamentales como SEP, SAT y el mismo IMSS.