El pasado viernes la prensa estadounidense y Adam Mosseri, jefe de la plataforma, confirmó que Instagram, propiedad de Facebook, está estudiando crear una versión adaptada para niños menores de 13 años.

“Cada vez es más común que los niños pidan a sus padres unirse a aplicaciones que les ayuden a mantenerse en contacto con sus amigos”, escribió a través de redes sociales, Mosseri.

“Estamos explorando la creación de una versión de Instagram en que los padres mantengan el control, al estilo de lo que hicimos con Messenger Kids, también propiedad de Facebook. Compartiremos más información a medida que el proyecto avance”, añadió.

El grupo de trabajo que ha constituido Facebook se está centrando en “desarrollar una versión de Instagram que permita a las personas menores de 13 años utilizar Instagram por primera vez”.

Instagram planea también acelerar el trabajo en integridad y privacidad de manera que su versión principal y la nueva para menores de edad “aseguren la experiencia más segura posible para adolescentes“.

Es importante mencionar que, las normas actuales de la plataforma para compartir fotografías prohíben las cuentas a los menores de 13 años, por lo que de salir adelante, el nuevo producto les abriría a un público completamente nuevo.

Entre estas herramientas, la plataforma ha comenzado a desarrollar recientemente tecnologías basadas en el aprendizaje automático para evitar que los menores mientan en la edad de sus cuentas, así como para que los adultos no puedan escribir mensajes directos a menores que no les sigan.

En caso de materializarse, la apuesta vendría con toda probabilidad acompañada de polémica, puesto que el uso de las redes sociales por parte de los más jóvenes y los posibles efectos tanto psicológicos como en la socialización de estos es objeto de intensa discusión.