Amazon abrió en días pasados un supermercado en Londres, por primera vez fuera de Estados Unidos, que permite a los clientes hacer sus compras sin pasar por la caja, un nuevo paso en su feroz competencia con los comercios tradicionales.

La tienda, bautizada Amazon Fresh y ubicada en el centro comercial Ealing Broadway de la capital británica, “es el primer comercio de proximidad en el Reino Unido que permite hacer la compra y salir directamente” sin pasar por la caja, explicó en un comunicado. También es la primera tienda física de Amazon fuera del país norteamericano.

Su funcionamiento consiste en que el cliente escanea un código QR desde la aplicación en su Smartphone cuando entre a la tienda, cada artículo que retira de las estanterías se carga automáticamente en su cuenta gracias a las cámaras y sensores instalados en las premisas. Cuando sale, la compra se paga directamente desde la aplicación.

La tienda ofrece “una amplia selección de nuevo productos con el sello By Amazon”, que incluyen carne, pescado, frutas y verduras, panadería, platos preparados y productos de primera necesidad.

La tienda será similar a las 20 tiendas de Amazon Go en Estados Unidos, pero operará bajo la marca Fresh que ya se utiliza para la compra de comestibles en línea en el Reino Unido.

Los consumidores británicos quieren una experiencia de compra cómoda y creemos que apreciarán poder entrar y salir con las compras que necesiten”, afirmó Matt Birch, responsable de Amazon Fresh.

El gigante del comercio electrónico, que ya estaba en alza en el Reino Unido antes de la pandemia compitiendo cada vez más ferozmente con un sector minorista en dificultades, ha visto reforzada su posición por el coronavirus, el cual ha ocasionado el cierre de comercios durante meses.