En la ciudad de Comitán de Domínguez, Chiapas, el profesor de educación física Fray Alfaro notó en la tienda de sus padres, un incremento de recargas telefónicas que variaban entre los 20 y 50 pesos. Este suceso llamó su atención, así que decidió investigar y al preguntar la respuesta siempre era la misma: estaba recargando para poder estudiar porque no solo ellos sino sus hermanos y hasta sus papás necesitaban conectarse más a internet.

Así fue como el profesor de educación física tuvo la idea de poner una carpa afuera de la tienda de abarrotes junto con un par de bancas y mesas para que los alumnos pudieran conectarse al internet sin costo alguno a fin de que pudieran descargar las tareas, conectarse a clases o bajar información para poder hacer sus tareas.

“Teníamos jóvenes de ocho de la mañana a las siete de la noche. Pero me di cuenta que la carpa no era suficiente fue cuando pensé: cómo puedo hacer este proyecto llega a más personas”, compartió.

Con la ayuda de su amigo, decidió adaptar una combi con tecnología para convertirla en una biblioteca móvil con internet para los estudiantes de la región a la que bautizó como “La combiteca”

Solo que en vez de libros y documentos, la ‘combiteca’ lleva acceso al conocimiento e información de internet y acceso a la plataformas de clase remotas de las escuelas.

Al poco tiempo su combiteca comenzó a ser reconocida por la gente y las escuelas. “Había luego colegios que lo llamaban y le solicitaban asistir en días específicos para ayudar a los alumnos a conectarse. Se han registrado hasta 80 jóvenes conectados.

EL reconocimiento de la gente es tal, que en algunas gasolineras le  han regalado medio tanque de gasolina, computadoras para colocarlas en zonas rurales, materiales, libretas sin embargo el gasto es financiado por el profesor. La meta de este es recorrer el 80% del estado de Chiapas con “La combiteca”