Criterio Independiente – La deportiva de San Mateo Otzacatipan huele a estafa

Ver video: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/1835854033236608

—Apesta a fraude procesal. Tiene tufo a juicio amañado y pactado para saquear el erario municipal. Hiede a construcción fantasma o precio subido artificiosamente. Cualquiera que sea el turbio antecedente, huele a estafa –analiza Midas, corredor amateur en ese espacio deportivo.

Midas no es el primer crítico en este escándalo. Antes de tener hueso en el Ayuntamiento de Toluca, el arquitecto Arturo Chavarría pidió que el Colegio de Arquitectos auditara la obra cuyo costo rondó los 5 millones de pesos, hace 10 años, ahora, de manera turbia piden casi 4 veces esa cantidad.

Visité la Unidad Deportiva de San Mateo Otzacatipan. Permanece cerrada para evitar que la embarguen. Situada a un costado del aeropuerto internacional de Toluca, está en el abandono con el parapeto del Covid 19, con maleza invadiéndola, las instalaciones deteriorándose y la valla perimetral oxidándose.

Midas dice categórico —deben pedir la intervención de la Judicatura del Estado de México, la Judicatura Federal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que detenga el hurto donde pueden estar coludidos juzgadores, abogados del Ayuntamiento de Toluca y los representantes legales de una empresa constructora que nadie conoce.

Benito, pareja sentimental de Midas es ingeniero civil, exige —que los peritos auditen la construcción, la antigüedad del concreto, los equipamientos, los planos, los proyectos, los costos…

Midas lo interrumpe y comenta —sí cariño, pero también el SAT, el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México, la Auditoría Superior de la Federación y la Unidad de Inteligencia Financiera deben intervenir porque esto es un lavadero y no una deportiva.

Benito le tapa la boca con un dedo a Midas e interviene —sí amor, muy pocas constructoras pueden prestar 5 millones de pesos a un gobierno y no cobrar durante 10 años.

—¡Hasta crees que lo gastaron! –interrumpe Midas.

—¡Ni que fueran Slim o George Soros! –se carcajea Benito.

Como dice El Dicho —los ciudadanos no eran mal pensados, La estafa maestra los volvió desconfiados. Los hechos conocidos no hacen más que confirmar esta aseveración, los ciudadanos atestiguan la estafa como el deporte preferido de la tradicional clase política mexicana, pasando por la estafa en el deporte con Ana Guevara, hasta la estafa con la Unidad Deportiva en San Mateo Otzacatipan, Toluca.

Proteger cerca de 20 millones de pesos del Ayuntamiento de Toluca amerita detener todos los procesos en curso, auditar la parte procesal del juicio, auditar obra, auditar empresa, auditar administración municipal ejecutora, llamar a dar explicaciones a todos los involucrados, incluso, los diputados locales cuya imaginación no da más que para juegos de artificio y jalarle el pescuezo al ganso, que la Legislatura del Estado de México cree una Comisión Especial y llame a declarar a directores de obra pública, directores jurídicos y expresidentes municipales del Ayuntamiento de Toluca desde 2010, desde luego a los síndicos que avalaron la obra y la deuda del municipio.

Ya basta de pactos de impunidad municipal en Toluca.

La percepción de los habitantes de San Mateo Otzacatipan, Toluca, es que huele a estafa deportiva.

Actúen pronto.

No joroben con que van a realizar una consulta para ver si aplican o no la ley.

Ya basta, no sean píos con los impíos e impuros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí