Nueva York

Un nuevo edificio en Long Island City está brindando un servicio a los inquilinos.

Además de tener acceso a un gimnasio, sala de cine y alberca en las instalaciones, los inquilinos del “Sven”, un rascacielos de 958 unidades en Queens, tendrán la capacidad de controlar las luces de color en lo alto de ciertos edificios de Manhattan.

Así es, podrán cambiar el horizonte de Nueva York desde sus teléfonos.

Los residentes tendrán acceso a “Spireworks”, una aplicación móvil que permite a los usuarios controlar varias luces en algunos de los edificios propiedad de la Organización Durst, la misma compañía detrás de “Sven”.

Los residentes en ocasiones también podrán controlar la aguja en el One World Trade Center.

Por emocionante que sea la propuesta, no es un concepto completamente nuevo. De hecho, Spireworks existe desde hace algún tiempo. Hasta ahora, la aplicación móvil, a la que están suscritas 30.000 personas, estaba disponible solo por invitación y, en ocasiones, estaba abierta al público en relación con eventos corporativos y de caridad. Al permitir que todos los residentes de Sven accedan al programa, Spireworks probablemente crecerá de 1,000 a 3,000 personas.

¿Como funciona exactamente?

Los usuarios que abren la aplicación en un día sin evento en ejecución (por ejemplo: Año Nuevo o el mes de concientización sobre el cáncer de mama), tendrán que esperar en una línea virtual para luego ser parte de una sesión de dos minutos que les permitirá ellos para cambiar los colores y efectos de luz de un edificio en particular.

Dado el precio de los apartamentos en el Sven ($62,500 y $127,000 pesos mexicanos por mes), controlar las luces de edificios en Nueva York es algo que todos quisiéramos presumir.