El día domingo 21 de noviembre en el municipio de Juan C. Bonilla tuvo lugar un conato de violencia que derivó en la detención de dos personas identificadas como líderes del movimiento Pueblos Unidos (PU). Sin embargo, existen videos donde se ve claramente que las personas detenidas, identificadas como líderes de PU, fueron quienes iniciaron las provocaciones e inclusive golpearon a pobladores. Aún así, la mayoría de las versiones que han salido en medios tradicionales están incompletas o carecen de veracidad dado que no reportan lo acontecido.

En redes sociales habitantes del municipio circulan videos donde se aprecia la asamblea comunitaria, convocada por el alcalde electo José Cinto Bernal, que se salió de control. Aunque, la asamblea con participación de más de 200 pobladores estuvo llena de momentos álgidos el punto de estallido se dio cuando Alejandro Torres Xocolatl tomó el micrófono y desvió el diálogo. 

Los conflictos políticos en Juan C. Bonilla se ha complicado desde hace poco más de dos años. En enero de 2020 el movimiento de Pueblos Unidos decidió desconocer al gobierno municipal el imponer un “sistema normativo interno” para elegir a sus presidentes municipales.

Para hacer oír sus demandas se tomó la junta auxiliar municipal y el registro civil Santa María Zacatepec, sobre ese tema en particular trataba la asamblea convocada. En varios momentos los pobladores expresaron su inconformidad con el cierre de las instalaciones que prestan servicios públicos y que incluyen el registro civil. 

Una habitante declaró: “Nos interesan los servicios, el servicio (de registro civil) a nosotros como comunidad. ¿De qué sirve que esté cerrada dos años si no hemos tenido beneficio como comunidad?, palabras que fueron aplaudidas por bastantes personas.

En otro momento, una persona tomó el micrófono y declaró que existe incertidumbre en los documentos y materiales que encuentran en el lugar pues cuando se cerró el inmueble municipal “llegaron como rateros, llegaron y abrieron la presidencia y se llevaron documentos”. 

Cuando se le cedió el micrófono a  Alejandro Torres Xocolatl habitantes mostraron su descontento, sus primeras palabras fueron para desconocer a habitantes presentes, a lo que la gente empezó a responder “somos del pueblo”. No conforme con sus declaraciones empezó a señalar a quienes no compartían su misma opinión y les reto a que pasaran al frente. 

Un par de minutos más tarde eran más de una docena las voces de los habitantes molestos. Poco antes de que la gresca estallara Alejandro Torres ostenta contar con el respaldo de más de 800 personas que firmaron para que cerrara la junta auxiliar, a lo que se oyen voces diciendo “somos 17 mil (habitantes)” “¿Qué sustento es ese?”.

La multitud se enfrascó en una riña cuando el mismo Alejandro Torres Xocolatl señala a una persona y de forma provocativa dice “a ver, aquí un huachicolero quiere venir a poner orden”. En ese momento parte de la multitud le confronta y comienzan los golpes. 

Posteriormente, los hechos de violencia derivaron en la detención policial de Alejandro Torres y Michel Torres. Por su parte el Movimiento de Pueblos Unidos acusó al alcalde electo José Cinto Bernal y al gobernador Miguel Barbosa de detenerles en represalia por su lucha por el cuidado del agua. 

En conferencia de prensa, el gobernador Miguel Barbosa Huerta rechazó que el gobierno estatal esté detrás de la detención y posterior liberación de Alejandro y Michel Torres en Santa María Zacatepec. Barbosa sentenció que su administración y el ayuntamiento de Juan C. Bonilla mantienen una relación institucional y le preocupa lo acontecido en Juan C. Bonilla.