Recientemente, un grupo de investigadores en Escocia y Finlandia, dieron a conocer el desarrollo de un dispositivo telefónico que permitirá a las mascotas realizar videollamadas con sus amos. DogPhone es el nombre de este dispositivo, y se trata del primero en su clase.

Por otra parte, cabe resaltar que con esta innovación se buscará ayudar a las mascotas la ansiedad producida por la separación con sus dueños. Derivado de la emergencia sanitaria del Covid-19, un gran número de mascotas se han acostumbrado a la presencia y atención constante de sus dueños. Sin embargo, con el regreso a las actividades presenciales, esto está a punto de cambiar.

DogPhone, el futuro de la comunicación con mascotas

Este proyecto nació gracias a la doctora Ilyena Hirskyj-Douglas, de la Universidad de Glasgow, y su labrador de 10 años, Zack, además de algunos colegas de la Universidad Aalto en Finlandia.

La investigadora manifestó que fabricó el DogPhone como un dispositivo inteligente exclusivo para los perros. Así mismo, indicó que gracias a este, miles de lomitos se podrán poner en contacto con sus amos cuando se sientan con ansiedad, activando el dispositivo mediante sensores de movimiento.


También te puede interesar: Conoce el hotel inmersivo de Star Wars


¿Como funciona este dispositivo?

Gracias a las aportaciones de sus colegas de la Universidad de Aalto, la doctora Ilyena Hirskyj-Douglas, construyó un acelerómetro conectado a Internet y luego lo introdujo dentro de una pelota, la cual le entregó a su perro Zack, el cual tuvo un entrenamiento previo con el juguete.

Tiempo después comenzaron las pruebas con el DogPhone, el cual le permitió a Zack llamar a su dueña, con tan solo levantar y agitar la pelota equipada con el acelerómetro. Cuando éste detecta el movimiento, de inmediato inicia una videollamada en la computadora portátil ubicada en la sala de la experta, lo que les permitía interactuar.

“Muy pocos de ellos parecen considerar lo que los perros podrían querer, o cómo la tecnología podría beneficiarlos como seres vivos con pensamientos y sentimientos propios. Lo que quería hacer con el DogPhone era encontrar una manera de convertir a Zack de un usuario de la tecnología, dónde no tiene opción ni control sobre cómo interactúa con los dispositivos, en un usuario, donde podría tomar decisiones activas sobre cuándo, dónde y cómo hizo una llamada”, finalizó la investigadora.