China asegura que “no hay ninguna razón para pensar que el crecimiento de China representa un daño” para América del Norte, esto lo dio a conocer el vocero de la embajada de China en México, Ma Zhen, después de que pasado jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador llamara a sus homólogos de Estados Unidos y Canadá a la integración económica para hacer frente a la competencia de China.

El funcionario aseguró que en realidad China y Norteamérica “están vinculados en la cadena productiva internacional”.

“Somos más socios que competidores, tenemos mucha complementariedad económica, basta con ver el comercio entre China y México, que ha experimentado un importante aumento en los últimos años, tanto en la exportación como en la importación”, señaló.

Ma Zhen mencionó que los productos e insumos que México importa de China fortalecen la industria maquiladora de México y favorecen la exportación a otros países, debido a que “bajan el costo de la producción”, así como incrementan las ganancias de las empresas y de los trabajadores.

“No hay duda de que China es una oportunidad para Norteamérica”, mencionó, al tiempo que aclaró que no existe una intencionalidad de su país en acaparar el mercado en detrimento de otros países.

El mandatario mexicano advirtió el pasado jueves durante la cumbre trilateral con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y con el presidente estadounidense, Joe Biden,  que los tres países de Norteamérica representan el 13 por ciento del mercado mundial, en tanto China domina el 14.4 por ciento.

“De mantenerse la tendencia de la última década, en otros 30 años, para 2051, China tendría el dominio de 42 por ciento del mercado mundial y nosotros, Estados Unidos, México y Canadá, nos quedaríamos con 12 por ciento, lo cual, además de ser una desproporción inaceptable en el terreno económico, mantendría viva la tentación de apostar a resolver esa disparidad con el uso de la fuerza, lo cual nos pondría en peligro a todos”, señaló López Obrador.

Por ello, dijo que lo más conveniente es fortalecer la economía de la región y de todo el continente.

Dijo que las ventajas son muchas, sobre todo mano de obra, recursos naturales, distancias cortas que permiten ahorrar en transporte, además de una demanda suficiente.