La Guardia Nacional (GN) ordenó poner en marcha una investigación interna a sus propios elementos para identificar y sancionar a los responsables de haber emitido o compartido mensajes en la aplicación WhatsApp, en los que se critican decisiones tomadas por el alto mando militar como los relevos de personal en las carreteras del país, o el uso de los guardias para perseguir migrantes o vigilar bancos del bienestar.

Incluso se ordenó a todas las comandancias estatales (encabezadas por militares) y a sus áreas de inteligencia monitorear los mensajes que elementos de la institución difundan en redes sociales bajo el argumento de que “ponen en entredicho la buena imagen de esta Institución de seguridad pública”.

Dichas órdenes se dieron a través de un oficio con carácter de “extra-urgente” fechado el pasado 29 de octubre y dirigido a todas las comandancias estatales, el cual fue firmado por el Coronel de Caballería Diplomado de Estado Mayor y Jefe de Sección de inteligencia de la GN, Napoleón Jiménez Amezcua, en representación del General Retirado Comandante de la GN, Luis Rodríguez Bucio.

En el documento, al que Animal Político tuvo acceso, se advierte —por las firmas de los funcionarios militares— que fueron las áreas de inteligencia del Ejército las que identificaron en servicios de mensajería y redes sociales la difusión de los mensajes de presuntos elementos de esta corporación exponiendo críticas a las estrategias implementadas recientemente.

También puedes leer: Reforma Constitucional del Edomex en Enero

Incluso se refiere que el asunto fue abordado a través de una “teleconferencia” urgente de la que no se dan mayores detalles, pero que dio como resultado la orden de identificar a los autores de los mensajes, aplicarles los correctivos que correspondan y monitorear la emisión de otros mensajes. Ello con estricto apego, se precisa, al respeto a los derechos humanos y la Ley Nacional de Uso de la Fuerza.

La abogada Adriana Herrera, especialista en Derecho militar y Fuerzas Armadas dijo que estos documentos (de los que se le mostraron copias) prueban la intervención de áreas como el Estado Mayor de la Defensa Nacional en una corporación de seguridad pública, pero además abren la puerta a actividades de espionaje a sus propios efectivos por los aparatos militares responsables de ello.

Este medio solicitó a la Guardia Nacional un posicionamiento oficial sobre estos hechos y conocer, por ejemplo, qué correctivos se tomaron en contra de los elementos responsables de los mensajes. Hasta la publicación de esta nota no se ha recibido respuesta.

De acuerdo con el oficio formado por Jiménez Amezcua, durante las tareas de “monitoreo de redes sociales” que rutinariamente realiza el personal de la Subjefatura de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional (una instancia de la Sedena), se detectó un mensaje en la aplicación de mensajería “Whatsapp” en donde se criticaban decisiones tomadas sobre la Guardia Nacional.