El reporte del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapared) de este 16 de noviembre, los sistemas de monitoreo del coloso ubicado entre los estados de Puebla, Morelos y el Estado de México, registró un sismo volcano-tectónico (VT) con magnitud calculada 1.9 y actividad volcánica que no representa riesgos para la población.

 

“En las últimas 24 horas, mediante los sistemas de monitoreo del volcán Popocatépetl se identificaron 12 exhalaciones, acompañadas de vapor de agua y gases volcánicos. También se detectó un sismo volcano-tectónico (VT) con magnitud calculada 1.9”, detalla el reporte.

 

La actividad registrada por el Popocatépetl se encuentra dentro de los parámetros de la Alerta Amarillo Fase 2. Los escenarios previstos para esta fase, de acuerdo con los especialistas del organismo científico, contemplan que continúe la actividad explosiva de escala baja a intermedia, lluvias de ceniza leves a moderadas en poblaciones cercanas, posibilidad de flujos piroclásticos y flujos de lodo de corto alcance, dijo el Cenapred.

 

Científicos que forma parte del organismo exhortan a la población a no acercarse al volcán y sobre todo al cráter, por el peligro que implica la caída de fragmentos balísticos; mientras que, en caso de lluvias fuertes, recomienda alejarse de los fondos de barrancas por el peligro de flujos de lodo y escombro.

 

“Al momento de este reporte se observa al volcán con una emisión de vapor y gases volcánicos que se dispersan hacia el noreste”, detalla el informe del organismo dependiente de la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC).

 

Por su parte, la Coordinación General de Protección Civil del Estado (Cgpce) de Puebla dio a conocer que, de acuerdo con el Modelo HYSPLIT, la ceniza de las emisiones del volcán Popocatépetl se dirigió hacia municipios de las regiones de la angelópolis y de Atlixco e Izúcar de Matamoros dentro del territorio poblano; y hacia los estados de Morelos y el Estado de México.