La SEDENA, con 15 millones 940 mil pesos destinados al proyecto, junto con el IPN, busca crear balas de gas para inhabilitar a las pequeñas aeronaves no tripuladas empleadas por los grupos delincuenciales.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) busca desarrollar municiones de gas, para neutralizar los diversos tipos de drones que utilizan grupos delictivos, en diferentes entidades del país, principalmente en Michoacán.

La Sedena quiere que estas municiones de gas, de marcaje y picante, sean de menor letalidad, y de calibre 40 milímetros, para poder utilizarlas también en acciones y operativos de las fuerzas federales, donde se requieran diferentes niveles de fuerza.

Por ello la Dirección General de Materiales de Guerra, en conjunto con la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas del Instituto Politécnico Nacional, realizan estudios para crear estas municiones.


También te puede interesar: La fortuna de Emilio Lozoya “no cubre ni una fracción del daño”


El proyecto inició en marzo de 2020 y se tiene programado que concluya en marzo de 2022, según un informe publicado en la Plataforma Nacional de Transparencia.

“Desarrollar una munición de gas, de marcaje y picante, que permitan al personal del Ejército y Fuerza Aérea, controlar en los diferentes niveles de fuerza, las situaciones en donde es aplicable ésta; además, generará la capacidad para neutralizar drones pequeños”, se describe en el objetivo del estudio.

Diez drones de diferente nivel según tu presupuesto - uppers