La reserva natural “Zona Cero” es única en todo Yucatán, pues gracias a su biodiversidad permite mantener cerca de 2 mil ejemplares pertenecientes a la vida silvestre y salvaje, dio a conocer el titular de la Policía Ecológica, Obdulio Mena Sánchez.

Actualmente, el lugar funciona para depositar distintos ejemplares que son encontrados en la vía pública y atrapados por la Policía Ecológica como: serpientes, cocodrilos, aves exóticas y zarigüeyas, pues dentro del lugar tienen las comodidades necesarias para adentrarse a su hábitat.

El lugar está ubicado en el tramo Progreso-Chicxulub y que cuenta con una extensión lineal de más de 14 kilómetros, sin contar el litoral donde se establecen cerca de 10 mil mangles, se indicó que el lugar representa uno de los puntos más representativos de la historia para el Progreso.

También puedes leer: Casa de terror se hace viral en Mérida, Yucatán

El tramo sirvió desde el siglo XIX como paso de comercialización con los henequeneros que acudían a transportar el “oro verde” de la mano con los obreros coreanos que fueron contratados en aquel tiempo. Posteriormente, el sitio fue adaptado para servir carretera del tren que conectaba a Progreso con Chicxulub Pueblo, dicha travesía aún se puede recorrer en automóvil si se cuenta con los permisos correspondientes para entrar.

La parte más deplorable de la Zona Cero de Progreso llegó cuando el lugar fue habituado para servir como composta hasta principios de la década pasada, cuando el relleno sanitario se traspasó a pocos kilómetros del ejido de Paraíso. Apenas hace un trienio el lugar se declaró parque nacional por medio de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, concediéndole a la comuna la autonomía de coadyuvar a preservar el sitio.

“Este exbasurero pertenece exclusivamente a la naturaleza, estamos en una extensión territorial que permite tener evolución y reproducción con las diferentes especies, nunca se había tenido un área con las características así, pareciera que estamos fuera de otro mundo, donde no hay contaminación que perjudique a la biodiversidad que tenemos aquí”, explicó el veterinario Diego Novelo Borges.