La importancia de la Comunicación Institucional

Para que una institución logre ser alguien, tiene que hablar, decir quién es, explicar qué objetivos tiene en relación a su misión y visión, a fin de que esos mensajes lleguen sin contaminaciones a sus destinatarios. Si existe interés en saber que tan buena es la comunicación social en una institución, la primera recomendación sería tener un acercamiento con la ciudadanía y conocer si tiene noción de las funciones que el organismo realiza, la eficiencia y si cumple con su finalidad; pues se trata del público objetivo, toda vez que son el reflejo de que tan bueno o malo se encuentra el sistema estratégico de comunicación interno y externo.

Es necesario recalcar que, hoy en día la información que no tiene impacto en los medios, incluidas las redes sociales, no existe. Así, por ejemplo, un político con cargo público que no sale en prensa, a la vista de la ciudadanía, no trabaja; de ahí la necesidad de mantener un equipo encargado de la comunicación social en las instituciones,  pues son permanentemente emisoras de mensajes, que contribuyen a su fortalecimiento observando distintas directrices.

En primer lugar, para que una Coordinación de Comunicación en una institución funcione, necesita mantener un buen clima organizacional (comunicación interna), para que se vea reflejado en una buena comunicación externa con otro tipo de organizaciones, ya sean políticas, privadas o académicas, pero principalmente con la ciudadanía.

En segundo término, se deben observar las soluciones a considerar, dándole  importancia a las técnicas de comunicación de instituciones que se utilizan, porque se trata de organismos y de titulares que ostentan poder, lo que apunta a la necesidad de ser precavidos en cuanto a las decisiones que deben ser asumidas por aquellos a quienes afectan.

Finalmente, la distribución de poder implica que la negociación que se da entre aquéllas personas que forman parte de la institución necesita mantenerse en la misma línea de trabajo.

En ese sentido, el objetivo principal es velar por el bien público, lo que implica mantener una excelente relación entre las personas interesadas y la aceptación de información, a través de canales congruentes y fáciles de entender, más aún que su aplicación no es de carácter puntual, es decir, que tienen un período de utilidad más largo que puede extenderse durante el mandato de la persona responsable de la Institución.

A manera de conclusión, si se promueve una adecuada estrategia planificada, se logrará impulsar el desarrollo institucional comunicando su funcionamiento y efectividad.

 

Mtra. Pamela Bolio

Imagen y Marketing Político.