Las intensas lluvias de las últimas horas registradas en distintas regiones de Veracruz provocaron inundaciones en cuatro municipios, entre ellos Lerdo de Tejada, uno de los más afectados, en la zona centro.

Elementos de la secretarías de Protección Civil (PC) y de Seguridad Pública (SSP) implementaron operativos especiales de ayuda a la población afectada.

Asimismo, las lluvias de las últimas horas superaron récords históricos mensuales y anuales para la Estación Climatológica de Ángel R. Cabada, registrando un acumulado de 549.2 milímetros por metro cuadrado en 24 horas.

En el municipio de Lerdo de Tejada las lluvias registradas la noche del viernes y madrugada de ayer provocaron inundaciones en la colonia Centro.

Ante ello, se llevaron a cabo evacuaciones precautorias con apoyo de una embarcación y se activó un refugio temporal.

Elementos de la Guardia Nacional (GN) implementaron en el municipio de Lerdo de Tejada, el Plan de Asistencia a la Sociedad en Casos de Emergencia (Plan GN-A), para salvaguardar la vida e integridad de la población.

Desde la madrugada, estos elementos, en coordinación con autoridades de los tres órdenes de gobierno, trabajaron para auxiliar a las familias que quedaron atrapadas en sus hogares por la crecida del nivel de agua.

Y es que dos canales rebasaron sus niveles, desbordándose hacia las colonias de la localidad, y causaron estragos en las viviendas.

Elementos de la institución recorrían las calles inundadas que se localizan principalmente en el centro del municipio, donde ayudan a los pobladores para trasladarse a zonas seguras, ante el riesgo de que se presenten más precipitaciones.

En Salta barranca se reportaron afectaciones en 20 viviendas en la colonia Guadalupe, así como anegamientos en calles de otras cuatro colonias en la cabecera municipal.

En Tlacotalpan hubo anegamientos en 24 viviendas de cuatro colonias; y en Cosamaloapan afectaciones por inundación en 20 casas de nueve colonias.

La Secretaría de Protección Civil Estatal recomendó extremar las precauciones ante la probabilidad de deslaves, derrumbes, deslizamientos, inundaciones pluviales, así como ante las crecidas de arroyos y ríos.

Las lluvias en algunas regiones generarían corrientes peligrosas en centros urbanos y las ráfagas de viento, la caída de techos, árboles, ramas y espectaculares.