Nota de : InterSip

 

05 octubre 2021; Torreón, Coahuila.- El gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís enfatizó que la iniciativa de reforma eléctrica que es impulsada desde el Gobierno Federal no busca el progreso de México ni la sostenibilidad de su crecimiento, ni tampoco el impacto en el bienestar de sus habitantes.

El Mandatario estatal señaló que esta iniciativa significa un retroceso en cuanto que va en contra de las tendencias mundiales en materia de generación de energía eléctrica; no tiene visión de futuro; recurre más bien a una visión del pasado caracterizado por un sector eléctrico estatizado que demostró su disfuncionalidad e ineficiencia en apagones, en altos costos de generación de energía y en la falta de inversión.

“Creo que la iniciativa pretende revivir a cualquier costo un modelo de sector energético a todas luces inservible en las circunstancias actuales del País y del mundo. Ese costo incluye también exacerbar la creciente y peligrosa dependencia del gas importado, los riesgos para nuestra seguridad energética de largo plazo y la asignación masiva de recursos a proyectos de muy cuestionada rentabilidad”, dijo Riquelme Solís.

“Además de los severos daños al medio ambiente por la quema de combustibles fósiles y el deterioro de las perspectivas de crecimiento, así como del freno al desarrollo de las regiones del País con gran potencial energético por sus grandes recursos eólicos, fotovoltaicos y sustanciales reservas de gas natural, como el nuestro”.

Asimismo, el Mandatario estatal informó que esta iniciativa orienta a fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como un monopolio, que aunque se reserva el 56 por ciento de la generación de energía eléctrica en el País, se plantea la posibilidad de que adquiera, con ciertas condiciones, el porcentaje correspondiente a los particulares.

Mencionó que la CFE también tendría facultades para determinar las tarifas, decidir el despacho de energía eléctrica y otorgar permisos de generación, “es como si la CFE se fuera a regular a sí misma”, advirtió.

“A nuestro punto de vista, analizado por la parte del sector energético y sobre todo del Clúster de Energía, los mayores costos de la CFE darían lugar a tarifas más elevadas o a mayores subsidios, y los ciudadanos y las empresas se verían afectados vía recibo de luz o los impuestos”, expuso Miguel Riquelme.

De igual manera, apuntó que se podría tener lugar a recortes presupuestales en otros sectores, como ha estado sucediendo ya en los de educación y de salud.

Agregó que la elevación de tarifas a un impacto a la competitividad de la industria y de las empresas, sería otra de las consecuencias.

Riquelme Solís pidió a los diputados federales de Coahuila que no sean cómplices, que estudien perfectamente qué beneficia y qué perjudica a Coahuila con dicha iniciativa de reforma.

Que vean los números reales, que vean cuántas inversiones se tuvieron en el País, incluyendo las de Coahuila; cuánta industria ha sido afectada y la realidad en la que se puede caer dentro del aspecto ambiental.

Indicó que no se pueden sumar “de facto” a una iniciativa que a todas luces no es bien comprendida ni por el sector empresarial ni tampoco los efectos a la sociedad, en cada una de las entidades federativas.

“No podemos caer en el anzuelo del carbón para justificar una reforma retrógrada, porque puede ser, para nosotros, tentador el que echen a andar nuestras carbo-eléctricas al 100 por ciento, y que sigamos vendiendo carbón, que es parte de nuestra economía. Coahuila ya lleva un rumbo muy claro en relación con la protección del medio ambiente y en los tratados internacionales a los cuales México hizo compromisos”, comentó el Gobernador de Coahuila.

“Como productores de carbón, anteponemos primero los intereses de México, y esa es mi postura, que el día de hoy manifiesto para conocimiento de las y los coahuilenses”, expresó Riquelme Solís.

El Mandatario estatal agregó que no es un asunto de partidos, pero que sí es un asunto de diputados que fueron electos por la gente, democráticamente y que creyeron siempre en que pudieran ser una balanza y un equilibrio ante el Congreso de la Unión.

“A mi punto de vista, yo pido que se discuta la iniciativa así como va, que se modifiquen los aspectos que sin lugar a duda carecen de toda racionalidad económica, social y ambiental, hay que dejarlo claro”, señaló el gobernador Miguel Riquelme.