Disney y Scarlett Johansson llegaron a acuerdo tras demanda de parte de la actriz este jueves, por el estreno de Black Widow en streaming. Así, ponen fin a lo que había comenzado como la primera gran pelea entre un estudio y una estrella por los recientes cambios en los planes de distribución de las películas.

Hace dos meses, Johansson entabló la demanda en el Tribunal Superior de Los Ángeles, alegando que el estreno en streaming de la película de Marvel incumplía su contrato y la privaba de posibles ganancias.

Los términos del acuerdo no fueron revelados, pero las dos partes publicaron un comunicado conjunto en el que se comprometieron a seguir trabajando juntas. De acuerdo con Deadline, el acuerdo pudo haber llegado a 40 millones de dólares.

“Estoy feliz de haber resuelto nuestras diferencias con Disney”, declaró Johansson, que ha interpretado a Natasha Romanoff, alias Black Widow, en nueve películas que se remontan a Iron Man 2, de 2010.

“Estoy increíblemente orgullosa del trabajo que hemos hecho juntos durante estos años y he disfrutado mucho de mi relación creativa con el equipo. Espero continuar nuestra colaboración”, agregó.

Alan Bergman, presidente de Disney Studios Content, dijo que estaba encantado de que la demandante y la compañía que representa hayan podido llegar a un acuerdo mutuo.

“Apreciamos sus contribuciones al Universo Cinematográfico de Marvel y esperamos trabajar juntos en varios próximos proyectos”, manifestó Bergman.

La demanda decía que el contrato de Johansson garantizaba un estreno exclusivo en cines y que sus posibles ganancias estarían ligadas al rendimiento en taquilla de la película.

Pero como ha hecho con otros estrenos recientes, desde que comenzó la pandemia de coronavirus, Disney lanzó la película en los cines y al mismo a través de su servicio de streaming Disney+.

Se espera que la actriz participe en más proyectos de la compañía del raton ya que queda mucho por explorar del personaje.