Autoridades municipales, policiacas y educativas tuvieron una confrontación ayer con ejidatarios en los terrenos invadidos del Instituto Tecnológico de Tizimín.

A los hombres de campo les pidieron entablar un diálogo de manera pacífica y desalojar el predio en disputa para llevar el proceso por la vía legal.

Fue dentro del área que incluso ya se ha desmontado donde se dio este encuentro que atestiguó el alcalde Pedro Couoh Suaste, los directivos de la institución y altos mandos policiacos.

Tras varios minutos de diálogo y de confrontaciones, los ejidatarios accedieron a desalojar el predio pues desde ese momento quedaba a cargo de las autoridades policiacas.

Previo a ello se les había advertido que llegarían a solicitar apoyo de la fuerza pública. Incluso el alcalde les dejó en claro que no es el ejido el que decide quién es el propietario o posesionario, sino la procuraduría agraria.

“Como presidente municipal les voy decir una cosa, no vamos a permitir enfrentamientos en esta ciudad, si tienen algo que resolver vayan a las instituciones, pero desalojen este predio y no regresen hasta que lo resuelva por la autoridad competente”.

“La autoridad no es el comisariado, aquí lo que vemos claramente que a ustedes los mandan y el líder no viene, no da la cara, así que desalojen el terreno y se esperen a ir a las instancias legales porque es mi responsabilidad evitar enfrentamientos”, expresó.

Los ejidatarios que en este momento eran liderados por Manuel Rosado y José Balam —este último hermano del comisario actual Manuel Balam Arceo— indicaron que así como las autoridades se han presentado en el lugar también lo hagan en el otro polígono donde se han metido invasores, que es en los terrenos atrás del Andsa.

Couoh les volvió a responder que no hablaba de ese predio y que de ser posible van a tomar las medidas necesarias con auxilio de la fuerza pública.

Ahí estaba José Luis Sánchez Ceuazitl, director jurídico del tecnológico Nacional de México, y José Antonio Canto Esquivel, director del tecnológico de Tizimín. Intentaron que los ejidatarios se sienten a dialogar y busquen buenos acuerdos.

El jurídico del tecnológico incluso cuestionó cómo habían llegado ahí y les dio la oportunidad de ir a otro lugar para que les muestren la documentación del predio.

Dijo que desde el miércoles se había dado una cita en el tribunal agrario en Valladolid y ellos no se presentaron. “No venimos a ofenderles, sino a buscar un diálogo”

Al final intervino el subsecretario de la Policía Estatal de Caminos Peninsular, Emilio Fernando Zacarías Laines, quien les pidió llevar las cosas por la vía legal y desalojar. Incluso expresó que no le gustaría que se repita un hecho como cuando mataron al hermano de quien hoy es el comisario. Al final, tras varios minutos, accedieron a desalojar el predio que quedó bajo la custodia de las policías Municipal y estatal.