Dos personas han muerto en un nuevo tiroteo en un supermercado en Estados Unidos, en esta ocasión en las afueras de la ciudad de Memphis, en Tennessee.

El incidente, en el que se produjeron también doce heridos, según las autoridades, tuvo lugar a las 2 y media de la tarde, cuando una persona entró disparado indiscriminadamente en un supermercado de la cadena Kroger, alcanzando a trece personas, una de las cuales falleció antes de que el asaltante se suicidara.

Este tipo de actos que combinan asesinato y suicidio son relativamente comunes en Estados Unidos, y, de hecho, éste ha causado un número inusualmente bajo de muertes.

El 22 de marzo, un hombre llamado Ahmad Al Aliwi Al-Issa asesinó a seis personas en otro supermercado en la ciudad de Boulder, en Colorado. Aquel incidente hizo que el estado de Colorado endureciera las normas para la posesión de armas semiautomáticas, que tienen una potencia de fuego similar en ocasiones a las de las que usan las Fuerzas Armadas en sus misiones de combate.