Technicians carry out cleaning and maintenance work on one of the faces of the Great Clock atop the landmark Elizabeth Tower that houses Big Ben, attached to the Houses of Parliament, in London, on August 19, 2014. A team of abseilers is busy this week cleaning up the clock faces at the Houses of Parliament in London. The specialist technicians descend the most famous London landmark by rope to clean and inspect the four clock faces. The clock on the Elizabeth Tower was last cleaned in 2010 and besides cleaning up any dirt that has accumulated since then, the experts will conduct a photographic survey to check the dials for damage. AFP PHOTO / BEN STANSALLBEN STANSALL/AFP/Getty Images

El Big Ben finalmente volverá a sonar desde principios del próximo año cuando la restauración de la Torre Elizabeth del Parlamento esté a punto de completarse.

La famosa campana ha estado en gran parte en silencio desde 2017 debido a los trabajos de remodelación en el hito de Westminster, cuyo costo ya se ha disparado a al menos £80 millones.

Se esperaba que las reparaciones estuvieran terminadas este año, pero se retrasaron debido a la crisis de Covid-19.

Pero en una declaración ayer, las autoridades del Parlamento del Reino Unido dijeron que ahora esperan que el regreso de las campanas de la torre se vuelva a conectar en pleno funcionamiento a principios del próximo año.

Se espera que el proyecto de conservación en su conjunto esté terminado en el segundo trimestre de 2022, lo que significa que finalmente se quitarán los antiestéticos andamios que rodean la torre.

Las autoridades dijeron que esperan lograr “una serie de hitos importantes” en los próximos 12 meses, incluida “la reinstalación del Gran Reloj y el regreso de las campanadas de fama mundial del Big Ben”.

Agregaron que la “tarea compleja” de instalar el mecanismo del reloj restaurado comenzaría este verano.

La declaración agregó: “Después de años de minucioso trabajo de conservación, las manecillas del reloj, ahora resplandecientes en su esquema de color victoriano original, se agregarán a las esferas del reloj, y el mecanismo restaurado regresará a la Torre más adelante en el año”.

A principios del próximo año, las campanas, incluido el Big Ben, se volverán a conectar al mecanismo del reloj victoriano original “y volverán a sonar en todo Westminster”.

Luego, el pórtico, que ha protegido el Palacio de Westminster a lo largo de las obras y soportó la compleja estructura de andamios, se quitará antes de que el sitio esté completamente despejado antes del verano del próximo año.

La campana ha estado mayormente silenciosa durante los trabajos de restauración, y solo se vuelve a conectar en ocasiones importantes, como la víspera de Año Nuevo.

Según el Telegraph, se quitarán los andamios y la campana se volverá a colocar temporalmente para que el Big Ben pueda sonar en 2022 sin que se cubra la cara.