• Carlos Mendoza Davis manifestó que durante su gestión procuró “gobernar para todas y todos” y trabajar para enviar al mundo el mensaje de que BCS es un lugar seguro para invertir y generar oportunidades.

Conmovido hasta las lágrimas, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, rindió su sexto y último informe de gestión ante el Congreso del estado y resaltó avances en materia de contención de la violencia y atención a la pandemia de Covid, así como las condiciones para volver de manera gradual a las aulas.

Al rendir su mensaje, el mandatario subrayó que en el segundo año de su administración enfrentó la violencia (2017) que dejó una ola de muertes, y en este último trayecto a la pandemia de Covid, que ha cobrado la vida de más de 2 mil personas, por quienes ofreció un minuto de silencio y pidió a los presentes acompañarlo.

El mandatario manifestó que durante su gestión procuró “gobernar para todas y todos” y trabajar para enviar al mundo, dijo, el mensaje de que BCS es un lugar seguro para invertir y generar oportunidades, sobre todo a partir del turismo como motor del desarrollo económico.

Sobre la crisis de inseguridad en la primera etapa de su administración expresó: “fueron momentos más tristes de mi administración. Cada muerto inocente era, para mí, un dolor y una pena”.

Con todo, sostuvo que gracias a un trabajo de coordinación, cooperación, inteligencia, creación de cuadros, equipamiento y prevención se logró superar ese reto, y presumió que

BCS es el estado menos violento del país en los últimos dos años.

Mendoza Davis manifestó que ello fue posible por el respaldo de las fuerzas armadas a quienes agradeció de manera especial.

Pese a la crisis de inseguridad -añadió- BCS continuó creciendo y generando empleos y se logró incentivar la inversión privada. En materia de obra pública destacó que se invirtieron 19 mil millones de pesos en los seis años.

Sobre la pandemia, mencionó que fueron “los momentos más duros como gobernante: enfrentar lo desconocido”.

“Tuvimos que confinarnos, apagar la economía para que no se apagara la vida. Encendimos la flama de la solidaridad para que no se apagara la de la esperanza”, expresó.