El 30 de agosto más 25 millones de alumnos y un aproximado de 2 millones de docentes y personal educativo regresarán a aulas en cerca de 200 mil espacios académicos, ante este escenario especialistas advierten la falta de medidas preventivas para evitar el contagio y propagación del Covid-19.

Los expertos consideran las medidas de limpieza e higiene para poder regresar a clases presenciales que ha ordenado la SEP en la guía de orientación para la reapertura de las escuelas ante Covid-19, debería considerar otras acciones como el uso de pruebas diagnósticas en alumnos, maestros y personal educativo, una buena vigilancia epidemiológica y poner en marcha protocolos de respuesta inmediata en caso de brotes, como ocurre en otros países.

Un punto importante sería que los adultos estén vacunados, el uso obligatorio, universal y correcto de cubrebocas, mantener distanciamiento físico y evitar aglomeraciones, implementar la ventilación y que la autoridad de salud decida en cada caso, a partir de criterios técnicos y no políticos, si se cumplen las condiciones establecidas.

Antonio Luévanos Velázquez, infectólogo pediatra y expresidente de la Asociación de Infectología Pediátrica, señaló que las acciones planteadas por la SEP son buenas, porque son medidas de higiene y sana distancia que han demostrado efectividad; sin embargo, a estas sumaría la vigilancia epidemiológica a través de la práctica de pruebas para detectar Covid-19 en niños y maestros.

“Una parte importante es vigilar todo tipo de sintomatología que pueda tener una persona en un centro educativo, sea alumno, docente o personal administrativo, y por supuesto descartar que no tenga la enfermedad. Otra recomendación que sería estupendo que se implementara, es que si bien es cierto no se pueden pedir pruebas cada 10 días a los niños para que regresen a la escuela, por lo menos el que tuviera síntomas sugestivos de la enfermedad se pudiera realizar la prueba y una vez estando negativa regrese a la escuela”, detalló.

Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, expuso que las autoridades deben hacer públicos los protocolos de regreso a clases presenciales, más allá de las nueve intervenciones, y capacitar al personal para que sepa cómo actuar en caso de contagios.

“Claro que los niños deben regresar a las aulas, porque ha sido perjudicial la educación a distancia, pero tampoco los pueden mandar a clases de forma arbitraria, se deben presentar a cabalidad los pasos que se seguirán en caso de un brote, si se cerrarán los planteles educativos en su totalidad o sólo el grupo donde hubo el contagio, es decir, si no hay capacitación, parece que es una decisión tomada a la ligera”, dijo.

Alejandro Macías, infectólogo y excomisionado de influenza en México explicó que el regreso a clases presenciales es necesario, pero se debe hacer cuando pase el pico epidémico por la tercera ola de Covid-19.

“El regreso debe ser de manera paulatina, no en pleno pico de la tercera ola, aunque empiecen a reportarse descensos en contagios, hospitalizaciones y defunciones, es algo incipiente y sería arriesgado para los alumnos. Lo que se podría hacer es que el personal que ya tiene la vacuna acuda a los planteles y se evalúen las condiciones de las escuelas para planear mejor el regreso a clases, de acuerdo con las condiciones de cada institución académica”, subrayó.

 Países en donde se aplican protocolos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han implementado una estrategia operativa para escuelas de kínder a doceavo grado en la que se incluye la aplicación de pruebas diagnósticas para un retorno a clases más seguro.

Para un retorno seguro a las aulas se consideran cuatro puntos clave: seguir de manera estricta las medidas de prevención; uso universal y correcto de mascarillas y la práctica del distanciamiento físico; todas las escuelas deberán implementar estrategias de prevención y priorizar el uso obligatorio de cubrebocas, y las pruebas de detección para identificar a personas con infección.

En América Latina, países como Argentina y Chile recomiendan realizar pruebas de PCR sólo cuando hay sintomatología de Covid-19 y como complemento de las medidas de higiene y sana distancia, en tanto que Colombia aconseja aplicar pruebas diagnósticas de manera esporádica para detectar y vigilar la posible propagación del virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exhortó a los gobiernos de Europa a reabrir los centros educativos, pero recomendó aplicar pruebas PCR de detección Covid-19 en los niños para agilizar el regreso seguro a clases presenciales.

Además, países como Italia, Francia, Alemania y Reino Unido mantuvieron las aulas ventiladas, procuraron la sana distancia entre profesores, estudiantes y padres de familia, y establecieron sistemas híbridos para volver a las aulas de forma gradual.

 Avance en los estados

Los preparativos para el regreso a clases presenciales en la educación básica del país avanza a diferentes velocidades. Pese a la oposición de algunas autoridades y secciones del sindicato de maestros, hasta ayer sólo Michoacán se mantenía en la negativa de reanudar las actividades.

En cinco estados: Hidalgo, Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Veracruz el regreso será sólo en algunos municipios y dependerá de la situación epidemiológica y de recursos de cada comunidad

En los 24 restantes, sin contar a la Ciudad de México y el Estados de México, las autoridades estatales anuncian retornos híbridos y voluntarios, es decir, las clases serán con algunos alumnos presentes en los salones y otros a distancia. Los gobiernos están dejando a padres de familia la última palabra para decidir. Sin embargo, en todos los casos hay opiniones divididas, voces que resaltan la urgencia de terminar con el aislamiento de los niños y otras que marcan la falta de recursos para que las escuelas garanticen un retorno seguro.