Con la finalidad de incentivar y otorgar un reconocimiento a los jóvenes mexiquenses, el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, llevó a cabo la entrega del Premio Estatal de la Juventud 2021, a través del cual brindó un reconocimiento a 33 jóvenes entre 12 y 29 años, quienes por medio de sus acciones se ganaron la presea en 11 modalidades diferentes.

Durante el evento, el mandatario estatal también recalcó la destacada participación de más de 1,400 jóvenes que a través de sus proyectos, buscaron un nicho para ganar este premio. Así mismo, durante el evento el Gobernado del Mazo manifestó las siguientes palabras.

“A todos los jóvenes que el día de hoy reciben este Premio Estatal, muchísimas felicidades, felicidades porque es un gran reconocimiento que el Estado de México les hace, y porque se convierten en un ejemplo para muchos jóvenes en nuestro estado”.

“Hay más de mil 400 jóvenes del estado que se inscribieron, que se registraron, para participar en este importante premio y todas, todos, seguramente con muchísimos méritos, después de un ejercicio importante, de un esfuerzo por parte del jurado, a quienes agradezco también su participación para seleccionar a los ganadores, 33 jóvenes en 11 modalidades han logrado tener este Premio Estatal de la Juventud”.

Por otra parte, el Gobernador Alfredo del Mazo destacó que debido a la emergencia sanitaria del Covid-19, ha perjudicado de manera importante al sector educativo. Sin embargo, también destacó que, durante el próximo regreso a clases, se asegurará un retorno de manera voluntaria y escalonada.

“Es necesario que ya nos enfoquemos en este regreso a clases, claro que debe ser un regreso seguro, un regreso con medidas preventivas, un regreso escalonado, un regreso voluntario, porque también va hacer un regreso en donde de manera voluntaria, alumnos, padres de familia, maestros se pongan de acuerdo, para de manera voluntaria planteen este regreso a clases, cuando menos de inicio, cuando menos de arranque, esos Comités de Salud que se han formado en las escuelas y de Protección Civil, nos van a ayudar para hacer este proceso”, indicó.

Así mismo, hizo énfasis en que México es de los pocos países en el mundo que continúa con la suspensión de clases presenciales, por lo que indicó que el regreso seguro a clases es un esfuerzo que se debe hacer entre todos, con acciones como el avance en el tema de la vacunación que permite prevenir la enfermedad.

En otro apartado, mencionó que el gobierno estatal labora para que los jóvenes tengan más oportunidades para continuar con sus estudios e impulsar la permanencia educativa, por ello, se han entregado más de 180 mil becas.

“Como un programa fundamental de nuestro gobierno, hemos entregado más de 180 mil becas a jóvenes de todo el Estado de México para que puedan seguir con sus estudios, continuar con sus estudios y disminuir el abandono escolar”, indicó.

“Y algo que nos da también mucho gusto, es que en especial, seis de cada 10 de estas becas, han sido para mujeres, porque estamos convencidos, además, de darle ese mayor impulso y oportunidad para que las mujeres se sigan formando, sigan aprendiendo, sigan estudiando y sigan teniendo oportunidades”, agregó.

Entrando al tema principal, se recordó que el Premio Estatal de la Juventud se entrega en el marco del Día Internacional de la Juventud, el cual se conmemora desde hace 22 años, para resaltar, reconocer, impulsar y promover el talento y la aportación de los jóvenes.

Este año el tema del Día Internacional de la Juventud es “Transformar los sistemas alimentarios: Innovación juvenil para la salud de los seres humanos y del planeta”, el cual tiene como objetivo que los jóvenes contribuyan a revertir los efectos de la pandemia sobre la salud, la ecología y la producción alimentaria, a través de la educación.

Por último, el Gobernador del Mazo, comentó que la producción agropecuaria es una actividad que impacta en la economía, el medio ambiente y en la calidad de vida de las familias, por lo que si tuviera un enfoque verde y sustentable, la economía agraria mejoraría en forma significativa el bienestar global, ya que se reduciría la huella de carbono y la emisión de gases contaminantes, aumentaría la producción de alimentos en un momento en el que, una de cada 10 personas en todo el mundo, sufre hambre, y se generarían nuevas oportunidades de trabajo.