En Sudáfrica se generan colas de kilómetros frente a los centros comerciales y tiendas después de la ola de disturbios registrada tras el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma, que provocó interrupciones en el suministro de alimentos.

Largas colas se observan también en las gasolineras por la escasez de combustible debido a la suspensión de actividades de la mayor refinería del país.