Derivado de las múltiples problemáticas generadas a causa de la emergencia sanitaria del Covid-19, el petróleo mexicano ha alcanzado su peor precio desde Mayo, esto a causa de la baja demanda que comienza a presentarse gracias a la tercer ola de coronavirus que ha comenzado a impactar el país.

El día de ayer Pemex informó que la mezcla mexicana de petróleo se vendió en 67.88 dólares por barril, lo que significó una disminución semanal de 3.1% o 2.17 unidades. Esto se traduce a que por segunda semana consecutiva el petróleo va a la baja.

De igual forma, dicho balance semanal fue negativo por la expectativa de un incremento en los suministros de petróleo a escala global, luego de que esta semana Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos alcanzaron un acuerdo que facilitará a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados elevar la producción de barriles.

Sin embargo, cabe destacar que a pesar de los recientes tropiezos, el petróleo mexicano suma una ganancia de 43.9% o 20.72 dólares en lo que va del año y, desde el pasado 24 de noviembre, se vende por arriba del nivel de 42.10 dólares que el gobierno estimó como precio promedio para 2021, lo que está permitiéndole obtener más ingresos presupuestarios de lo previsto.