• La licencia en CDMX podría sea retenida por las autoridades; así lo dio a conocer el Congreso de la Ciudad de México; además, informó bajo qué aspectos podría generarse tal situación.

Los diputados del Congreso de la Ciudad de México (CDMX) avalaron diversas reformas a la Ley de Movilidad, una de ellas le permitirá a la Secretaría de Movilidad (Semovi) cancelar de manera definitiva la licencia de conducir a chóferes de transporte público y de carga en estado de ebriedad o bajo sustancias tóxicas desde la primera ocasión.

Durante la sesión de periodo extraordinario que tuvo un quórum inicial de 53 diputados, se escuchó el fundamento que al respecto presentó el presidente de la Comisión de Movilidad Sustentable del Legislativo local, Miguel Ángel Macedo Escartín, quien refirió que en las reformas se tomaron en cuenta 18 iniciativas.

n el comunicado emitido por las autoridades, aclaran que los oficiales de tránsito podrán retener la licencia del conductor en caso de que venga manejando en estado de ebriedad.

En caso de ser la primera vez, se le cancelará la licencia por un año al conductor involucrado. Si reincide una segunda ocasión, la licencia se le cancelará por 3 años. La SSC (Secretaría de Seguridad Ciudadana) está autorizada para retener la licencia de quienes participen en un accidente vial bajo los efectos de alguna sustancia.

Una de las iniciativas señaló que si los conductores de transporte público y de carga se ven involucrados en algún hecho de tránsito están obligados a someterse a pruebas de detección de ingesta de alcohol o de narcóticos.

También se revocará el permiso de la ruta de transporte público cuando de manera constante sus unidades estén involucradas en accidentes de tránsito.

Otra de las iniciativas señala que los vehículos de transporte público de capital deberán contar con una póliza de seguro con una cobertura mínima de 4 millones 481 mil pesos, emanada de una institución con registro ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Al momento de tener un percance y si no se cuenta con una se les revocará su concesión.

Mientras tanto a los conductores particulares se les cancelará la licencia por un año que por primera vez, conduzcan en estado de ebriedad o bajo narcóticos; y por tres años a quién en una segunda ocasión se le sorprenda bajo esta situación en un tiempo menor a tres años.

La diputada panista Gabriela Salido Magos votó en contra de las reformas y recriminó que veladamente se quiera dar más facultades al Secretario de Movilidad, al manejar “ingresos no tarifarios”, cuyo concepto ambiguo y vago, que puede incluir ingresos por publicidad.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) estará autorizada a retener la licencia de quienes, bajo los efectos de alguna sustancia, participen en un incidente vial.