A 100 años de que naciera Mexicana de Aviación y 11 de que dejara de volar, sigue más viva que nunca. Hace unos días Mauricio Lozoya Alonso, Juez de Control Penal con sede en el Reclusorio Sur, le dio palo a Aeroméxico, la aerolínea de Eduardo Tricio y que dirige Andrés Conesa.

El Juez instruyó nuevamente se investigaran las operaciones de compra venta de acciones celebradas con la extinta Mexicana de Aviación en Concurso Mercantil. Nos referimos a los contratos celebrados, supuestamente, en diciembre de 2010, algunos de ellos se pactaron en 2011 pero se antedataron con fecha 17 de diciembre de 2010, de las compañías Sicopsa, SEAT, Aeromexpress y Centro de Capacitación Alas de América.

Los entonces directores de Finazas y Jurídico de Aeroméxico, Ricardo Sánchez Baker y Edmundo Olivares Dufoo respectivamente, pactaron con el Administrador concursal de Mexicana, Javier Christieb dichas compras en claro perjucio en contra de los trabjadores de Mexicana, quienes a la fecha, no han podido recuperar nada ya que, con la fuerza y poder de Aeroméxico, y en notorios presuntos actos de corrupción, han evitado que el caso se investigue como se debe y se castigue a los culpables. Veamos si se hace justicia y los miles de ex empleados de Mexicana pueden recuperar algo de lo que perdió a la mala con su competidor.

Por cierto, Lozoya Alonso quitó el no ejercicio de la acción penal (NEAP) a Sanchez Baker por lo que sigue siendo investigado por presuntos ilícitos.

Pronto más información …