La Comisión Nacional del Agua (Conagua), luego de concluir una serie de investigaciones de campo, ha descartado que el socavón de Puebla en México haya aparecido a causa de una sobreexplotación de los mantos acuíferos del lugar y propuso otra teoría que explica esta repentina aparición.
Según la opinión técnica de Conagua acerca de las condiciones geohidrológicas en la zona del socavón en Juan C. Bonilla, la tierra habría cedido por causas naturales.

Los resultados de la investigación fueron entregados al Gobierno del estado de Puebla, pero el socavón que conserva un diámetro de 123 por 126 metros con una profundidad de 45 metros continúa preocupando a la comunidad de Zacatepec.

“Existen elementos que sugieren el proceso de formación de cavernas o dolinas, el cual obedece a un proceso natural de disolución de las rocas calcáreas, las cuales eventualmente pueden colapsarse u obstruirse en forma natural y abrirse posteriormente”, se desprende del comunicado.

Además, añade que el agua subterránea tiene mayor temperatura que en el resto del acuífero, lo que sugiere el ascenso de aguas profundas hacia el acuífero superior.

“De acuerdo con la verificación realizada en fechas recientes de los niveles piezométricos del acuífero en la zona del socavón, los niveles estáticos se mantienen estables, similares e inclusive en algunos casos por arriba a los reportados en estudios anteriores”, agrega.