Un gran deslizamiento de tierra provocado por una lluvia torrencial en la ciudad japonesa de Atami (prefectura de Shizuoka), dejó al menos dos personas muertas y un aproximado de 20 desaparecidas.

Las autoridades de la ciudad de Atami emitieron el nivel más alto de alerta de evacuación, que 21.000 familias deberán cumplir de inmediato.

El Gobierno de la prefectura de Shizuoka solicitó asistencia militar para hacer frente al desastre.


En las últimas 72 horas, se registraron 790 milímetros de lluvia en Hakone, prefectura de Kanagawa, y más de 550 milímetros en Gotemba, prefectura de Shizuoka. Se pronostica que el frente de lluvia estacional se moverá hacia la costa del mar de Japón durante el fin de semana, y se espera que amplias áreas a lo largo de la costa sufran lluvias torrenciales hasta el próximo lunes.