Desde hace varios días estaban vigentes las alertas de tormenta en gran parte del centro-este de Francia.

Los residentes de la comunidad francesa de Plombières-les-Bains, en el este del país, tuvieron que sacar sus palas y sus máquinas quitanieve el pasado martes para poder limpiar las calles de todo el granizo que dejó el paso de una fuerte tormenta.

Desde el 27 de junio, el servicio de pronóstico climatológico Météo France extendió las alertas de tormenta a gran parte del centro-este de Francia. Las lluvias torrenciales y los fuertes vientos también afectaron gravemente el occidente y el sur de Alemania, provocando inundaciones y accidentes.