Michael Jackson falleció, el 25 de junio del 2009, una gran perdida para el mundo del espectáculo, y como una gran coincidencia, apenas esta semana Britney Spears confesó que se sentía muy mal por su tutela.

En el 2009, la carrera de Michael Jackson cumplía 30 años, por lo que se organizó un concierto en el Madisson Square Garden en Manhattan, Nueva York.

Artistas como Shaggy, NSYNC, Usher, Whitney Houston, Gloria Stefan, Missy Elliot y Slash entre los que asistieron al homenaje.

Sin embargo, el momento icónico del show fue cuando apareció Britney Spears, mientras el cantante interpretaba “The Way You Make Me Feel”.

Britney entró al escenario con un vestido verde interpretando este tema que pertenece al álbum “Bad”.

Michael continuó cantando las demás estrofas, al mismo tiempo que perseguía a la “Princesa del pop” por todo el escenario.

Posteriormente, Spears se acerca a él para continuar bailando y cantando la canción, con un público notoriamente emocionado.

Al finalizar la presentación, Jackson le dice al oído que “la ama” y ella le responde lo mismo.

En ese año, el cantante lanzaba su último disco en vida llamado “Invincible” mientras que la famosa apenas iniciaba su carrera con su álbum “Britney”, del cual se desprenden éxitos como “I’m Slave for You” y “Overprotected”.

Actualmente, esta semana Britney Spears habló en la corte sobre su tutela
Britney comenzó diciendo “que no estaba para ser esclava de nadie”.

Britney habló sobre sus recientes publicaciones en redes sociales y admitió que ha mentido las veces en las que ha dicho que se encuentra bien.

“He estado en negación. He estado en shock, estoy traumatizada. No estoy feliz. No puedo dormir. Estoy deprimida. Lloro todos los días”, confesó Britney.

La famosa habló ininterrumpidamente durante unos 30 minutos y le dijo a la jueza Brenda Penny que quiere tener su propio abogado, reducir sus citas de terapia y la libertad de casarse y tener un bebé, ya que comentó que lleva un DIU que no le permite embarazarse, dando a entender que su custodia legal no quiere que tenga más hijos.