El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió, en privado, en el interior del Museo Kaluz, en el Centro Histórico, con el Consejo Mexicano de Negocios (CMN), liderado por el empresario Antonio del Valle Perochena.

Andrés Manuel López Obrador, al término del encuentro, informó que se alcanzó un “muy buen acuerdo” tras reafirmarse en “el deseo, la voluntad de trabajar juntos, de promover la inversión privada que es fundamental, no se puede desarrollar al país solo con inversión pública, se quiere de la privada.

Agregó que fue una reunión amistosa sin diferencias ni confrontaciones.

La reunión versó sobre cómo aprovechar las ventajas de México para la inversión, producción y comercio y con ello lograr un crecimiento sostenido en el mediano plazo.

“Fue todo en armonía, yo le agradezco mucho a los empresarios del país que están ayudando para que salgamos juntos adelante, que México siga siendo la vanguardia en el desarrollo mundial, porque no es para presumir, pero México está en una situación muy especial en la actualidad”, dijo el jefe del Ejecutivo.

El presidente afirmó que México es uno de los países con más oportunidades para la inversión nacional y extranjera, sobre todo lo que tiene que ver con inversión, producción y comercio.

“(Hay que) seguir aprovechando las ventajas del tratado de libre comercio con Estados Unidos y con Canadá. Está creciendo la inversión extranjera y está creciendo la economía. Hay estabilidad macroeconómica y algo que es muy importante, hay bienestar y hay paz social. En México no hay confrontación, no hay enfrentamientos en las calles”, aseveró.

Los empresarios más importantes del país y el mandatario platicaron sobre la víspera de una reforma fiscal enfocada en la simplificación para las pymes y sin la intención de subir impuestos; la importancia de la inversión a partir de un entorno de certidumbre para impulsar el empleo, incluso en el sector energético y en general, cómo detonar un crecimiento económico sostenido para el mediano plazo, según expresaron al concluir el encuentro.

“No vamos a aumentar los impuestos, quedó muy claro, no vamos a aumentar los impuestos, no vamos a llevar a cabo ninguna acción que afecte al sector privado, al contrario, estamos poniéndonos de acuerdo para trabajar juntos y seguir avanzando en cuanto al desarrollo”, enfatizó el presidente López Obrador.

El tema central fue cómo aprovechar la coyuntura en esta recuperación posCOVID, en la que México tiene aspectos a su favor para la inversión, como finanzas públicas sanas, un tipo de cambio estable, una inflación de un dígito, la cercanía con Estados Unidos y sus acuerdos comerciales, detalló Antonio Del Valle Perochena.

“Para que este rebote no sea temporal, sino que logremos llevarlo a un crecimiento de mediano y largo plazo, que el crecimiento que vivamos en 2021, que se habla va a ser entre el 6 y 8 por ciento, pues que se repita en 2022, en 2023, 2024”

“Y para eso estamos viendo cómo se está recuperando el consumo, cómo se están recuperando rápidamente las exportaciones y llegando a niveles prepandemia, bueno, el otro factor importante es la inversión”, comentó al reiterar la necesidad de que ésta aumente su proporción sobre el PIB a más del 20 por ciento, desde el 18 por ciento actual.

“Todas las empresas están invirtiendo, están interesadas en seguir invirtiendo en México. En resumen, fue una reunión muy, muy positiva”, apuntó.

A cambio, los empresarios sólo pidieron que los “dejen trabajar”, dijo el presidente de Grupo Kaluz.

El tema energético se tocó en el encuentro y los empresarios le externaron al presidente la coincidencia de su interés en fortalecer a Pemex y CFE, pero sin perjuicio de terceros.

“Hay que hacerlo sin perjuicio de terceros y el gobierno federal está consciente y también de acuerdo en eso y yo estoy convencido de que hay oportunidad para todos, inclusive para la inversión en el sector energético con todos los cambios que ha habido”, apuntó.

Al encuentro se dieron cita los empresarios Carlos Slim Domit, presidente de Grupo Carso; Claudio X. González, presidente de Kimberly Clark; Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, Antonio Torrado, de Grupo Alsea; Blanca Treviño, de Softtek; Laura Díez Barroso, presidenta de Santander en México; Joaquín Vargas de Grupo MVS; Tomás Sada de Cydsa, Daniel Servitje de Grupo Bimbo, Juan Gallardo de Cultiba; Alejandro Ramírez de Cinépolis y Agustín Coppel, presidente de Grupo Coppel.

El CMN está integrado por 59 empresarios mexicanos con empresas trasnacionales presentes en más de 87 países, que dan empleo a 1.6 millones de mexicanos, generan el 17 por ciento del PIB nacional y sus inversiones alcanzaron los 623 mil millones de pesos en 2019.

López Obrador volvió a reunirse con la plana alta del empresariado mexicano, una vez pasado el proceso de las elecciones intermedias en el país y de los primeros cambios anunciados en el gabinete del Ejecutivo.

La última vez que se reunieron en el Museo Kaluz, de Fundación Cultural Kaluz, ubicado en lo que fue el hospicio de Santo Tomás de Villanueva y posteriormente el hotel Cortés, fue en diciembre de 2019, a la víspera de la firma del nuevo acuerdo comercial T-MEC.