Recientemente se dio a conocer la noticia del hallazgo de un tiburón blanco de cinco metros. Éste fue encontrado en buen estado, luego de ser abandonado en el parque acuático Wildlife Wonderland en Australia, el cual tenía tiempo de haber cerrado sus puertas. El tiburón llamado Rosie, murió en 1998.

Acorde con medios internacionales, el tiburón murió en 1998 después de quedar enredado entre redes de pesca de atún en las aguas del Estrecho de Bass, ante este incidente el animal fue sacrificado.

Fue entonces que el tiburón Rosie fue guardado en un tanque de formol, el cual se quedó abandonado en el parque acuático, cerca de Melbourne. En 2012 el parque acuático cerró sus puertas por algunas irregularidades y al parecer se olvidaron del animal que aún permanece en excelente estado.

En 2018 Luke McPherson, influencer australiano ingresó al parque acuático con una cámara para documentar lo que se había quedado en aquel lugar abandonado; pero nunca imagino hallar a Rosie, un enorme tiburón blanco.

Después de tiempo diferentes expertos se dieron cita en el parque acuático para comprobar el estado del animal y al mismo tiempo, hacer las labores de limpieza para sacarlo, ya que el escualo estaba en un estanque lleno de una sustancia verde turbia, identificado como óxido de metileno.

Aunque esto ocurrió hace algunos años, el descubrimiento recién se hizo público en redes sociales, donde claramente las imágenes sorprendieron a los internautas, pues se puede observar que el animal se conservó perfectamente pese a su tiempo abandonado en el parque acuático.

Rosie the Shark – Crystal World Exhibition Centre

Actualmente este ejemplar fue llevado al Crystal World and Prehistoric Journeys Exhibitions, en Australia donde se encuentra desde el 2019.