• Investigadores de la UNAM trabajan para la reconstrucción virtual de la pieza a partir de las copias elaboradas durante y después de la colonia.

En 1552 Luis de Velasco, quien era el virrey de la Nueva España, encargó un lienzo para homenajear a los tlaxcaltecas, pueblo indígena aliado durante las guerras de conquista, sostenidas entre 1519 y 1541.

Más tarde fue conocido como “Lienzo de Tlaxcala”, el códice fue elaborado a finales del siglo XVI por cuatro linajes de tlaxcaltecas que acompañaron a los españoles en la batalla. Ahora un grupo de investigadores trata de rescatar virtualmente una de sus últimas copias.

Se trata del primer documento que cuenta a detalle la participación de los tlaxcaltecas en la alianza de pueblos que forjaron los españoles contra los mexicas. Esta pintura nos muestra una versión más acabada, compleja y sistemática de la historia de la conquista.

“Este documento nos cuenta una historia muy diferente, porque nos habla de los indígenas como protagonistas en muchas guerras, no solo en la de México-Tenochtitlan, sino en la conquista de todo el resto de la Nueva España”, puntualiza el historiador e investigador Federico Navarrete. “Los tlaxcaltecas pudieron asimilar la cultura española y negociar con los españoles desde muy pronto, no en una posición de debilidad, sino en una posición de alianza, de fuerza y casi como iguales”, indica.

La lámina de mayor tamaño del Lienzo de Tlaxcala. Al centro se halla el escudo imperial de España seguido del escudo de Tlaxcala colonial. Lámina extraída de la versión del códice Chavero.

El paradero del lienzo original, conformado por 87 láminas, se desconoce. Entre el siglo XVI y el XIX se hicieron tres copias. La primera fue trasladada a España. La segunda se quedó en Ciudad de México y la tercera permanece en el Ayuntamiento de Tlaxcala. Por desgracia la mayor parte de estas tres copias se encuentre desaparecidas.

A pesar de la cantidad de pérdidas y desapariciones, los investigadores de la UNAM se muestran optimistas. Sobre todo, teniendo en cuenta que universidades y museos de Europa y Estados Unidos conservan pequeños fragmentos de las copias originales.

“Es una suerte que tengamos tantas evidencias sobre cómo eran las tres copias del lienzo original y que se pueda reproducir el contenido a pesar de que el material no existe en su totalidad”, menciona Antonio Jaramillo Arango, historiador que trabaja en el proyecto.

Para los investigadores, reavivar el Lienzo de Tlaxcala resulta muy importante, pues aparece como un contrapeso de las versiones hispanas de la conquista.

El Gobierno ha escogido el 2021 como el año en que se festejarán los 700 años de la fundación de México-Tenochtitlan, aunque no hay suficiente información para demostrar su aparición en el año 1321. No obstante, hace 500 años se reconoce la derrota de esta urbe mexica, en buena parte, gracias a la alianza de los españoles con el pueblo tlaxcalteca.

Más allá de las efemérides, el discurso oficial se ha centrado en una visión histórica que se centra en el periodo de las guerras mesoamericanas.

“Este año tomamos la decisión de celebrar a los mexicas, al origen y la resistencia”, ha mencionado la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Al tiempo, que se han cambiado nombres de calles y plazas con motivo de estos festejos.