El mito de la última cena

Pbro. Dr. Daniel Valdez Garcia

Cuenta la leyenda que Leonardo da Vinci tardó mucho tiempo en hacer la pintura sobre la última cena. Debido a que cada uno de los personajes fueron modelos reales que fueron buscados cuidadosamente, de tal manera que para el personaje que representaría Cristo se buscó alguien que encarnara las virtudes cristianas y los valores humanos. Así pasaron algunos años y para pintar a Judas Iscariote buscaron a alguien que encarnara a los vicios y los defectos humanos, y encontraron a alguien con esas características. Los ayudantes de Leonardo lo tenían que sostener para que éste plasmará en su obra ñ el rostro de Judas. Como esto lleva su tiempo, el joven que estaba medio inconsciente por los excesos del alcohol, de pronto al ver lo que estaban haciendo te dijo: “Hace algunos años alguien me trajo aquí, yo era miembro del coro y fui el modelo para el rostro de Jesús, y hoy veo que está haciendo el rostro de Judas el Iscariote”.

Así nos ha pasado con varios políticos por elección para los puestos de servicio público. Se nos han presentado como la encarnación de las virtudes y han resultado con vicios y defectos

Hay que votar de manera consciente para que exijamos responsablemente.

Este es mi último mensaje para las próximas elecciones. No volveré a decir nada más. Rogaré a Dios que sean autoridades y función según su voluntad y buen el bien común.