• Esta multa se debió a que la empresa rechazó incluir en su plataforma una aplicación del conglomerado energético transalpino Enel, que permite localizar terminales de recarga para los coches eléctricos.

El regulador de la competencia italiano ha anunciado la imposición de una multa al gigante tecnológico por 102 millones de euros.

Esto debido a que la empresa tecnológica se negó a aceptar en su tienda virtual Google Play una aplicación que permite localizar terminales de recarga para los coches eléctricos, según ha precisado en un comunicado.

“A través del sistema operativo Android y la tienda de aplicaciones Google Play, Google tiene una posición dominante (…) Hay que recordar que en Italia cerca de tres cuartas partes de los teléfonos inteligentes utilizan Android”, declaró el regulador de la competencia italiano.

Según la agencia reguladora “Google no autorizó” el uso de la aplicación JuicePass en su sistema Android Auto.

Cabe señalar que la aplicación compite con Google Maps, sin embargo solo de momento permite localizar estaciones de carga para vehículos eléctricos.