Criterio independiente – Educadores viales, no extorsionadores

Promoveremos la educación vial para respetarnos en las calles.

Lo haremos a través de educadores viales que de manera permanente estén formando ciudadanas y ciudadanos que al cruzar las calles, conducir su vehículo y motocicleta, pedalear su bicicleta, andar en patineta y patines, atiendan los señalamientos viales, privilegien la cortesía, respeten los carriles confinados para ciclistas y transporte masivo de pasajeros, se estacionan en los lugares permitidos sin invadir banquetas y espacios destinados a personas con discapacidad.

Desde luego, la educación vial incluye a las ciudadanas y los ciudadanos que realizan actividades comerciales, industriales y de prestación de servicios para que dejen libres las pistas de rodamiento de vehículos motorizados e impulsados por la fuerza de las manos y los pies de la personas.

Es necesaria la educación vial para disminuir la extorsión vial o las mordidas que enriquecen a los corruptos.

Con educación vial ganaremos en seguridad al recorrer nuestra calles. Además, al hacer que el flujo vehicular sea constante, evitaremos pérdidas de tiempo en traslados, contribuiremos a bajar la emisión de gases que contaminan nuestra ciudad y terminan sumando al efecto invernadero.

De nada sirve una ciclovía o un carril confinado para el transporte masivo de pasajeros, si algunos, sean pocos o muchos, rompen con el pacto vial de respeto en nuestras calles.

De nada sirve liberar nuestras calles de obstáculos, si los carruseles escolares y los servicios de acomodadores de coches de los negocios ubicados en avenidas primarias y secundarias con alto flujo vehicular y peatonal, rompen con la organización eficiente de la circulación de automotores, peatones, patinadores, ciclistas y personas con discapacidad.

Cortesía en el sistema uno a uno, ceder el paso, detenerse y dar vueltas con precaución, estacionarse -en cajones públicos, privados y calles aledañas a vialidades primarias y secundarias-, son elementos básicos de una conciencia vial ciudadana. Respecto a la seguridad en las calles aledañas a vialidades con alto flujo vehicular y alto valor comercial y de servicios, impulsaremos un sistema de seguridad que saque a los policías de la extorsión y los ponga a cuidar la vida y los bienes de los transeúntes y conductores.

Mientras la extorsión vial ha corrompido nuestra convivencia en nuestra ciudad, su contrario, la orientación vial liberará a las ciudadanas y los ciudadanos fortaleciendo los lazos cívicos de fraternidad y buena vecindad en Toluca.