Christine Murray y Avi Asher revelan una serie de irregularidades luego de haber entrevistado y seguir los casos de al menos 15 trabajadores de las bodegas, que aseguran haber sido contratados por outsourcing, jornadas laborales extenuantes y, algunos de ellos, ser despedidos sin compensación alguna luego de caer enfermos por COVID-19.

Esta no es la primera vez que Amazon es señalado por ofrecer condiciones laborales dudosas, pero la historia se convierte en el más reciente capítulo que además, por primera vez con esta profundidad, se enfoca en los casos de los centros logísticos de Amazon en México. En México, dicho sea de paso, está el centro de distribución de Amazon más grande de América Latina: del centro de Tepotzotlán en Estado de México tiene 100,000 metros cuadrados repleto de productos varios.

Ahí, los trabajadores tienen jornadas de 12 horas, la mayoría son subcontratados, y muchos ganan 25 pesos por hora. Varios de ellos, incluso se vieron obligados a firmar sus cartas de renuncia en blanco antes de comenzar a trabajar.