José Antonio Benjamín Ordóñez Díaz, profesor e investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, advirtió que se podrían venir abajo la operación de el sistema Cutzamala que dota una tercera parte del agua que consume la Ciudad de México al día, que el déficit de lluvia podría agudizar el bajo nivel de almacenamiento de las presas y esto a su vez impedir que la maquinara del sistema funcione adecuadamente.

“El Sistema Cutzamala puede colapsar en año y medio más o menos, por la sobresaturación de sedimentos del aporte de los cuerpos de agua, es decir, o trabajamos ya en serio para hacer las cosas bien o lo vamos a lamentar”, mencionó Ordóñez Díaz.

Esto generaría que al operar con niveles mínimos marginales, esta obra hidráulica operara bajo un esquema de tandeo, afectando la disponibilidad de agua en 12 alcaldías de la capital y 13 municipios del Estado de México.

“Un colapso del Sistema Cutzamala quiere decir una reducción al mínimo del funcionamiento de todo el sistema y una escasez de agua”, por ello, menciona que las autoridades deben trabajar en la reforestación de toda la cuenca del Cutzamala y en tratamiento de las aguas residuales, de lo contrario el agua que actualmente almacenan las presas podría terminarse en un año o año y medio.