El Gobierno de Burkina Faso, África atribuyó hoy a “terroristas” la muerte de dos periodistas españoles  y un Irlandés que se presumían secuestrados en el este del país.

Los periodistas de origen español eran David Beirain y Roberto Fraile en el ataque de un grupo armado en Burkina Faso. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, confirmó este martes sus fallecimientos tras unas horas de desconcierto en las que se pensaba que habían sido secuestrados.

Beriain, periodista de Artajona (Navarra), y Fraile, cámara de televisión nacido en Barakaldo pero afincado en Salamanca, se encontraban junto a un grupo de unas 40 personas en una zona “muy peligrosa” del sureste del país, en una reserva natural que se encuentra entre Burkina Faso y Benín en la que operan “bandidos”, “furtivos” y “grupos yihadistas”, añadió González Laya. Se perdió el contacto con ellos a las 3.30 horas de la tarde de ayer lunes. Entre las víctimas hay otro extranjero, un irlandés trabajador de una oenegé ecologista, quien también habría muerto, según ‘The Irish Times’.

Aunque se desconoce, de momento, la autoría de estos crímenes, Burkina Faso sufre ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, en el norte del país. El hombre aún sigue desaparecido.

La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, aunque la inseguridad se ha ido expandiendo a provincias limítrofes, y desde el verano de 2018 afecta también al este del país.