El gobierno de Japón entrara en estado de emergencia a partir del 25 de de abril hasta el 11 de mayo, pedirá el cierre de restaurantes, bares y salas de karaoke que sirven alcohol, y que se realicen grandes eventos deportivos sin espectadores, así lo declaró el ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura.

Así mismo se pedirá el cierre de los grandes almacenes y otros minoristas de más de 1,000 metros cuadrados, y que las empresas hagan mayores concesiones para que las personas trabajen desde casa.

Hasta el momento el país asiático ha evitado la propagación explosiva de la pandemia y suma alrededor de 550,000 casos y 9,761 muertes hasta el momento.