La noche del martes “La máquina del Cruz Azul” venció y goleó al Arcahaie FC en la vuelta de los octavos de final de la Concachampions, con un marcador global de 8-0, el cual le otorgó el pase a cuartos de final, donde espera al ganador del encuentro entre Club León y Toronto FC.

Sin embargo, la noticia de  los tres jugadores del plantel no volaron de regreso a Haití y se quedaron en México, opacó el resultado.

El primer jugador en desertar fue Wilmane Exumé, quien salió de la concentración la noche del lunes y no regresó al hotel donde se encontraban, esto antes del partido contra los cementeros.

Los jugadores Jhonny Pierre Paul y Camy Marcelin se sumaron a la lista de desertores, al tomar la decisión de no hacer el viaje de regreso y permanecer en México, ante lo cual indicaron: “vamos a probar suerte”.

Cabe destacar que esta no ha sido la única problemática a la que se ha enfrentado el cuadro haitiano durante su participación en la liga de campeones Concacaf, antes del partido de vuelta, el presidente del equipo Jean Léonard Tout-Puissant notificó a través de sus redes sociales que el club enfrentaba serios problemas económicos que dejaban en entredicho su participación en la vuelta de la llave, citando que no contaban con los 150 mil dólares necesarios para pagar el vuelo.

Ante la situación, la CONCACAF otorgó un préstamo de 70 mil dólares al conjunto de la isla para solventar parte del costo del viaje, presupuesto que ayudó a que pudieran pisar tierras mexicanas y jugar contra la maquina en el Estadio Azteca.