“Este es un día histórico para los ecuatorianos”.

Así lo dijo Guillermo Lasso, mientras conmemoraba el festejo de su triunfo electoral en su natal Guayaquil, junto con sus simpatizantes y equipo político, marcando una nueva historia de esperanza para su país.

Examinando el 93,46% de los votos, el abanderado del Movimiento CREO y del Partido Social Cristiano, Guillermo Lasso alcanzó el 52,7% de los votos, frente al 47,3% de su rival, el correísta Andrés Arauz.

Cabe resaltar que, el cansancio por parte del pueblo Ecuador frente a los abusos y la corrupción de la revolución ciudadana, el anticorreísmo militante, determinó el resultado de manera impactante. El voto oculto que esperaba la Unión para la Esperanza fue realmente un voto de reprimenda.

Además, cabe resaltar que la iniciativa del presidente Lenin Moreno de no entrometerse durante el proceso para favorecer a Lasso también fue determinante, ahora el mandatario se despide de la presidencia con uno de los índices de desaprobación más altos de la historia del país latinoamericano.

Por su parte Juan Guaidó, a través de Twitter, reconoció y felicitó al presidente electo:

“Contamos con su apoyo a la lucha venezolana. Es vital la unión de quienes queremos libertad y democracia para la región, amenazada por dictaduras como la de Maduro.”

Así es como Guillermo Lasso hace historia, siendo el protagonista de una remontada histórica en las elecciones presidenciales de Ecuador.