En el último mes, el robo a casa habitación y el asalto en vía pública se han intensificado, pese a las denuncias que habitantes de La Loma II en Zinacantepec han realizado mediante redes sociales y a las autoridades.

En los días pasados, una pareja de jóvenes entró a una casa de la unidad a robar, pero vecinos los agarraron y los golpearon para después entregarlos a la policía. Estos denuncian que ellos han tenido que tomar acciones como estas para tratar de mantener la seguridad y la tranquilidad en el lugar.

A pesar que la unión entre vecinos puede ser un factor para que los delincuentes piensen dos veces el entrar a delinquir al sitio, el verdadero problema es la falta de acciones por parte del ayuntamiento y la indiferencia de la administración a cargo del Gustavo Vargas.

Los actos delictivos no solo son a casa habitación, o en vía pública, los negocios también han sido afectados por la delincuencia, además de ruptura de cristales en sus vehículos.

Los vecinos exigen a las autoridades hagan su trabajo e incrementen la vigilancia, la pregunta es ¿esta vez serán escuchados o nuevamente ignorados?