El lanzamiento de la vacuna contra el covid-19 de Johnson & Johnson y su asociación con Merck significa que el presidente Joe Biden espera que EE.UU. tenga suficientes vacunas disponibles para cubrir a todos los adultos para fines de mayo.

Si Johnson & Johnson y sus colegas fabricantes de vacunas Moderna y Pfizer cumplen con sus promesas, la pregunta más importante a la que pronto nos enfrentaremos no es si tenemos suficientes dosis de vacunas contra el covid-19, sino si la gente realmente las tomará.

Encuestas recientes sugieren una caída continua en la población que duda sobre las vacunas a medida que más y más personas se vacunan en Estados Unidos.

Solo en las últimas dos semanas, hubo dos encuestas que muestran cuánto ha disminuido la vacilación sobre las vacunas. La encuesta de la Kaiser Family Foundation encontró que el 55% de los adultos dicen que ahora quieren una vacuna contra el covid-19 lo antes posible o que ya han recibido su primera dosis. Eso es un aumento del 47% en enero y el 34% en diciembre.

Si bien el porcentaje de personas reticentes que «la obtienen solo si es necesario» o «definitivamente no» se ha mantenido bastante constante en el 20% o apenas por encima del mismo, la población vacilante de «esperar y ver cómo funciona» se ha reducido casi a la mitad durante los dos últimos meses y ha pasado del 39% al 22%.

La encuesta de Axios/Ipsos muestra una línea de tendencia similar. Solo el 13% de los adultos dijeron en septiembre que recibirían una vacuna contra el covid-19 tan pronto como estuviera disponible para ellos. Eso se incrementó al 27% a principios de diciembre y al 43% a inicios de enero. Ahora, el 57% dice que ya ha recibido la vacuna o la recibirá lo antes posible.