En el ayuntamiento de Temoaya, las prácticas de corrupción continúan y esto se ve reflejado en el sueldo de sus funcionarios públicos empezando por el ingreso de la titular, Nelly Rivera Sánchez, quien de los 125 municipios de la entidad mexiquense, es la que más gana.

la funcionaria recibe un ingreso anual de 2.25 millones pesos, incluido aguinaldo y prima vacacional, esto a pesar de contar con una población de únicamente 90 mil habitantes.
La complicidad por parte del cabildo es bien remunerada, entre los ejemplos más claros de esto se encuentra el síndico quien recibe alrededor de 1.7 millones al año y cada uno de los 10 regidores que obtienen ingresos anuales de aproximadamente 1.5 millones.
No conforme con sus altos ingresos, Rivera colocó a su hermano Jorge Bernardo, al frente de Departamento de Integración Familiar (DIF) donde recibe honorarios por más de un millón de pesos anuales.

Mientras estos funcionarios obtienen salarios excesivos, la ciudadanía continúa recibiendo, obras inconclusas, de mala calidad, inseguridad y pésimos servicios públicos, lo cual se traduce en un total desinterés por atender las necesidades del pueblo.