La obesidad es un grave problema de salud pública, esta condición es un actor de riesgo para enfermedades de tipo cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia, apnea del sueño, más de 19 tipos de cáncer para mujeres y 16 para hombres; ahora también para el COVID-19.

La obesidad es un un factor determinante durante la actual crisis sanitaria que ha afectado a más de dos millones de personas en el mundo entero.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad como la “acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”. Esta condición al igual que otras comorbilidades como la diabetes y la hipertensión han contribuido a que el virus SARS-CoV-2 llegue a ser mortal para algunas personas ya que siete de cada diez mexicanos padecen alguna de estas.

Se ha observado que el exceso de peso puede dañar el sistema respiratorio y es probable que afecte la función inflamatoria e inmunológica. Esto puede agravar la respuesta de las personas a la infección y aumentar la vulnerabilidad a los síntomas graves de COVID-19.

Atender la obesidad debería ser una prioridad para el sector de la salud pública dada la alta prevalencia de esta condición en nuestro país. Tener un índice de masa corporal de 30 o más aumenta el riesgo de que una persona desarrolle un caso grave de COVID-19 en un 27%; mientras que, de 40 o más, duplica el riesgo.

De acuerdo con proyecciones de la World Obesity Federation (WOF) las enfermedades relacionadas con el sobrepeso reducirán la esperanza de vida en México en más de 4 años durante las próximas 3 décadas. Se trata de la mayor reducción proyectada entre los países de la OCDE. El dato más alarmante es el crecimiento de la obesidad infantil, la cual se ha duplicado de 7.5% en 1996, a 15% en 2016. Se espera que la obesidad infantil aumente en un 60% en la próxima década, alcanzando los 250 millones en 2030 a nivel mundial.

El coronavirus Covid-19 sin duda vino a demostrar lo poco preparada que estaba nuestra sociedad para enfrentar un virus de tal magnitud tanto en el aspecto social, económico y político, como en temas de salud.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha mencionado que cerca del 75 por ciento de las personas padecen de sobrepeso u obesidad, enfermedades por las cuales los mexicanos se ven más afectados por el Covid-19 en comparación a otros países.

La Ciudad de México es una de las entidades más afectadas por el coronavirus ya que cuenta con el mayor número de casos positivos y decesos, de los que cuales el 41 por ciento de los fallecidos por Covid-19 presentaban hipertensión, 35.3 diabetes y 21.6 por ciento obesidad.

Los índices de mexicanos con sobrepeso y obesidad nos retratan la falta de cultura sobre la alimentación y el ejercicio, ya sea por situaciones sociales o económicas, y muestra la urgencia de implementar nuevas formas para que las personas tengan acceso a una mejor calidad de vida.